jueves. 30.05.2024

El Precio del Poder

En 1996 el gobierno de Aznar cedió la competencia de educación no universitaria y sanidad a Cataluña a cambio del apoyo de Pujol. Hoy no está en la agenda de ninguno de los grandes partidos recuperarlas.

Les haré un breve resumen de la justificación histórica del nacionalismo catalán. Es una selección de textos extraídos de obras de historiadores nacionalistas. Juzguen ustedes mismos.

Cataluña no debe nada a nadie; todo lo que es lo ha ganado con trabajo y esfuerzo, superando los bloqueos y trabas a que ha sido sometida.

Ya a finales del siglo X hablamos del Casal de Barcelona, la poderosa estirpe que gobernaría las tierras catalanas y aragonesas e impulsaría el poder de la Corona de Aragón, siempre tutelados por la figura suprema del Conde de Barcelona, que prefirió ser un gran Conde que un pequeño Rey.

A lo largo de los siglos XI y XII Cataluña se convertiría en una realidad bien acotada y reconocida con conciencia nacional propia. El catalán es asimilable al occitano y pertenece al tronco gálico, y no al hispano de las lenguas latinas.

En la edad media los Condes-Reyes hicieron de Barcelona su capital fáctica y Jaume I “el conquistador” puso la Corona al servicio de la ciudad. Mientras que en Europa las libertades constitucionales medievales quedaron aniquiladas por el absolutismo, en Cataluña el sistema constitucional se mantuvo y perfeccionó.

Durante la guerra de Sucesión, 1714, –para muchos la primera guerra de dimensiones mundiales-, los estados de la Corona de Aragón, y singularmente Cataluña, con una fuerte tradición parlamentaria y notable desarrollo mercantil acabaron apoyando al archiduque Carlos y al bando que se enfrentaba al absolutismo. Con la victoria, Felipe V destruirá el sistema político catalán. La derrota implicó el desmantelamiento de su estado, la supresión de la cultura de participación política, la ocupación militar, la violencia contra las personas y la instauración de pesadas cargas fiscales.

La guerra civil fue propiciada por los sectores más reaccionarios de la sociedad española. La revolución que se vivió en Barcelona fue provocada, más que por una evolución interna, por una coyuntura exógena que avivó el enfrentamiento social en Cataluña. El final de la Guerra civil fue trágico y la barbarie fascista española acabó también con las bases de la modernidad ilustrada y un estilo de civilización.

El franquismo se dedicó con especial tenacidad a destruir y arrasar Cataluña, tanto cultural como política y económicamente. Conscientemente puso una especial atención en desmontar la potencia económica que consideraba la base de la peligrosidad de Cataluña. Junto con un feroz proceso de españolización y un torrente inmigratorio incontrolado –ojo, andaluces y extremeños principalmente-, colocaría a Cataluña al borde de la desaparición. A partir de ahí cualquier sabotaje a la industria catalana se considerará un éxito de la política económica estatal por lo que la burguesía barcelonesa experimentó un vertiginoso proceso de españolización cultural.

¿Qué les parece? Pues debido a la incapacidad de PP y PSOE para ponerse de acuerdo en temas trascendentales, en 1996 el gobierno de Aznar (en minoría para gobernar) cedió la competencia de educación no universitaria y sanidad a Cataluña a cambio del apoyo de Pujol (CIU). Hoy no está en la agenda de ninguno de los grandes partidos recuperarlas.

El Precio del Poder
Comentarios