domingo. 07.08.2022

Enredar en redes

Las redes sociales no deben de ser plataformas donde descarguemos la frustración de nuestro día a día a través de la crítica a personas

A principios de este mes de junio me llamaron para ofrecerme dar una charla dentro del programa “Generacción ODS”, un proyecto muy chulo donde jóvenes se han formado y luego han creado en horario escolar pequeñas obras cinematográficas en las que los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) han sido protagonistas.

Pero me llamaron para dar una charla diferente, donde no contara mi experiencia de vida, sino para que explicara cómo las redes sociales me han ayudado con la labor de divulgación que hago y en la que creo firmemente. Dicha ponencia iba dirigida a alumnos de segundo ciclo de la ESO. Me pareció muy interesante. Así que ni lo dudé.

Muchas veces escuchamos en la sociedad lo negativo de “enredar en las redes”. He de decir que no soy partidario del uso de las redes sociales antes de una edad razonable porque muchas veces no somos conscientes de que nuestros actos tienen consecuencias. Hay que tener una cierta edad para tener un mínimo de madurez para ello.

Las redes sociales no deben de ser plataformas donde descarguemos la frustración de nuestro día a día a través de la crítica a personas, que muchas veces (casi siempre) no tienen la culpa de nuestros problemas o de nuestro vacío personal.

Pero por otra parte las redes sociales son una herramienta como cualquier otra, y si se utilizan bien pueden ser muy útiles y eficaces.

La retroalimentación que recibo a través de mis propios canales @inazionieva, me permite en muchos casos obtener temas y aportaciones para seguir transformándolo todo ello en nuevos contenidos.

Dar visibilidad a una realidad que vengo viviendo desde hace 22 años, desde que tengo uso de razón, sentir que eres la voz de mucha gente, y que haces una crítica que se considera por muchas personas una aportación que contribuye a avanzar y mejorar como sociedad y que ayuda a tirar “p’alante” a algunas personas, es el mayor premio que puedo recibir. Y quiero además añadir que el toque de humor que intento meter en mis “historias” es esencial ya que no quiero contar nada desde la rabia o desde la frustración porque creo que no ayudarían a nadie.

Vivimos en un mundo donde Internet es cada vez más necesario, de eso no cabe duda.

La clave está en cómo se utiliza y, más que nunca, tenemos que controlar lo que subimos a los contenidos, o cortarnos un poco con nuestros comentarios para no causar daño a otras personas ni generarnos una mala imagen nosotros mismos.

Enredar en redes
Comentarios