jueves 16/9/21

Se busca icono

El faro de Ajo y la intervención que en él ha protagonizado el artista Okuda han provocado, además de mil y una controversias, el aumento exponencial de las visitas al municipio.

Desde tiempos inmemoriales las ciudades, cuando no civilizaciones completas, han pasado a la Historia unidas a un icono arquitectónico. Ejemplos tenemos para dar y tomar. Pirámides en Egipto, Partenón en Grecia, Coliseo en Roma, acueducto en Segovia, muralla en China…en tiempos más recientes catedrales, puentes, obeliscos, han servido para saber en qué ciudad estamos simplemente con ver su fotografía. La era moderna plagó también la geografía urbana de nuevos símbolos: Torre Eiffel en Paris, reloj Big Ben de Londres, Puerta de Alcalá en Madrid, Estatua de la Libertad en Nueva York, Atomium en Bruselas, etc.

Las urbes buscan dar con la tecla que las ubique en la ruta de miles de curiosos

En el suelo patrio y en la memoria colectiva quedan en nuestro recuerdo las imágenes de las películas de los 60-70 con un arco de entrada al entonces pueblo de Marbella. Idea ésta, la de las letras con el nombre de la localidad, repetida hasta la nausea en la actualidad.

En el muestrario de la búsqueda de iconos que incorporar al catálogo internacional, en la parte positiva, podríamos añadir el Guggenheim bilbaíno y en la negativa, la escasa aportación de la Expo sevillana.

En definitiva, las urbes buscan dar con la tecla que las ubique en la ruta de miles de curiosos. El último ejemplo lo tenemos muy cerca. El faro de Ajo y la intervención que en él ha protagonizado el artista Okuda han provocado, además de mil y una controversias, el aumento exponencial de las visitas al municipio.

Y en esas estamos en Torrelavega. Un banco importado de los viajes de Gulliver pretende aprovechar la moda de los selfies para ser una disculpa que  invite a abandonar las autovías que circundan la ciudad y adentrarse en la misma. Y, una vez dentro, recorrer el museo al aire libre que es el bulevar ronda, o la arquitectura religiosa, o las casonas blasonadas o la arquitectura post industrial.

Comentarios