jueves 5/8/21

Si estás en un vídeo de Mötley Crüe

Si piensas que algún día cualquier Poder te hará sentir como en un vídeo de Van Halen o como el protagonista de ‘Paradise City’ en el clip de Guns and Roses, razona antes: lo más normal es que acabes en el otro mundo.

Acabo de ver  ‘The Dirt’, la película sobre Mötley Crüe, que algunos consideraréis droga dura. A mí me ha parecido azúcar glas. Cada cual vive según sus posibilidades y contradicciones, incluso por encima de ellas, aunque eso signifique desafiar las leyes de la prudencia (allá cada uno con su conciencia) –hay un ministro que desaconseja comer carne y en su boda solo le faltó sentar a una vaca pinta para que presidiera el ágape–. Es común que destacados imbéciles te digan lo que tienes que hacer, para después vivir ellos, y sentir, de la manera opuesta.

Sería coherente colegir que el Gobierno está a uvas; las empresas eléctricas, al bogavante y los ciudadanos, hacia la muerte

No pienses que estás en una balada de Scorpions. Ni en un poema de Pepe Hierro o un cuadro de Antonio López. Tampoco rodarás con DiCaprio y Pitt a las órdenes de Tarantino sólo porque te tatúes Hollywood en el anverso del brazo. Únicamente somos nosotros mismos y nuestras circunstancias a merced del hijoputismo que, por varias bandas, y distintas creencias –políticas y sociales– devasta la existencia de cándidos y débiles. Por cierto: a la hora de escribir esto la luz se sitúa en su máximo histórico. Sería coherente colegir que el Gobierno –que tanto ladró en la oposición- está a uvas; las empresas eléctricas, al bogavante y los ciudadanos, hacia la muerte. Y también es procedente recordar que el ministro del chuletón –que lo debiera llevar tatuado en su descomunal rostro- lo es de Consumo. Que lo coja Moreno; al fulano, no al entrecot, y lo convierta en muñeco. Que es un grado más que el de marioneta. Como pasar de secretario de Estado a ministro.

Si piensas que algún día cualquier Poder te hará sentir como en un vídeo de Van Halen (“Malditos Van Halen”; Ashton Kutcher en American ‘Play Boy’) o como el protagonista de ‘Paradise City’ en el clip de Guns and Roses, razona antes: lo más normal es que acabes en el otro mundo, como Nikki Sixx, con la única compañía de un tipo con bombín en el asiento de al lado, pero sin billete de vuelta. Porque tampoco eres Uma Thurman, aunque te lo prometa cualquier idiota.

Comentarios