jueves. 11.08.2022

Del orgasmo al pleonasmo

El periodismo se ha acostumbrado a que le endilguen gato por liebre y encima tiene que dar las gracias por que no le contesten a nada.

Cuando el Gobierno no quiere contestar usa la táctica de las pantallas: no es adecuado pasar tantas pantallas porque ahora nos encontramos en ésta, aduce cualquier portavoz o portavoza para quitarse de encima las cuestiones incómodas del devenir político. Da lo mismo, porque del Averno hay que desconfiar siempre y en todo lugar, tanto si habla como si enmudece. Es más, en el segundo caso vaya pensando que vendrá después con cualquier sanjuanada que impactará de manera notable en su moral y su bolsillo.

El aval del Supremo a la sentencia de los Eres fue el paradigma de esta manera de proceder del Ejecutivo

El aval del Supremo a la sentencia de los Eres fue el paradigma de esta manera de proceder del Ejecutivo. Preguntada por un supuesto indulto a Griñán para que no entre en prisión, la portavoza de turno repitió como un papagayo lo que sus supervisores le habían escrito momentos atrás: no avancen tantas pantallas, periodistas insolentes e insolventes.

Lo cierto es que el periodismo se ha acostumbrado a que le endilguen gato por liebre y encima tiene que dar las gracias por que no le contesten a nada. Las ruedas de prensa son un timo, las preguntas están tasadas y es muy común que señales a alguien de la mesa y quien lleva la voz cantante rechace dicha cuestión, como sucedió no hace mucho con una ministra del gabinete: mutis por el foro. Y por el forro.

Otra cosa es cuando el Gobierno tiene un orgasmo, que también tiene derecho. Los datos de la EPA del segundo trimestre provocaron un éxtasis general y los gemidos de alivio y satisfacción del consejo se escucharon en todas las comunidades autónomas. Ni pantallas ni leches.  Pero, como siempre hay un dato que contraponer al último, llegó el del paro de julio y echó por tierra las casas de todo los cerditos. Vuelta al silencio incómodo o a la palabrería recargada que no sirve para nada: del orgasmo al pleonasmo. Cualquiera aguanta la ristra de estupideces de la política con el aire acondicionado a 27 grados: en el norte eso no es aire de ningún tipo, es calefacción.

Del orgasmo al pleonasmo
Comentarios