lunes. 27.06.2022

Juanma Moreno, absolutamente

La izquierda ha pinchado de manera radical en las andaluzas. Ha pinchado tres ruedas y la cuarta no tiene dibujo. El PSOE, perdidas las orejas por la espada, se enfrenta a la tarea vinagre de explicar por qué está ante su peor resultado, mientras su última candidata ganadora calienta un escaño en el Senado y se emplea como tertuliana de la actualidad política, laboral o, si se tercia, de sucesos, una sección a la que Sánchez no es ajeno pues los últimos comicios han sido precipicios de los de romperse la crisma, con las generales a la vuelta de la próxima curva.

Iba a venir el lobo de Juanma Moreno con los colmillos retorcidos de Olona como implantes de la derecha más rancia y antepasada. Iba a venir, desde Sierra Morena al Guadalquivir. Lo de "que viene la derechona", aquel latiguillo del siglo pasado, es un juego de niños si se compara con lo dicho y hecho en la campaña para que el presidente saliente saliera del todo, y a poder ser, mediante patada en el culo con unas botas de más puntera que las de Coyote Dax.

Cierto que Olona disfrazada de Macarena puso los pelos de punta. Cierto que Castilla y León apunta a una Legislatura de blanco o negro y nunca gris. Cierto que es muy difícil creer en propuestas autonómicas de quienes no creen precisamente en las autonomías, entre otros contrasentidos, pero hacer responsable de ello a Juanma Moreno -como pretendió objetivar la izquierda- convirtió tales argumentos en una especie de gato por liebre electoral con las patas muy cortas.

La izquierda ha pinchado de manera radical en las andaluzas. Ha pinchado tres ruedas y la cuarta no tiene dibujo. El PSOE, perdidas las orejas por la espada, se enfrenta a la tarea vinagre de explicar por qué está ante su peor resultado, mientras su última candidata ganadora calienta un escaño en el Senado y se emplea como tertuliana de la actualidad política, laboral o, si se tercia, de sucesos, una sección a la que Sánchez no es ajeno pues los últimos comicios han sido precipicios de los de romperse la crisma, con las generales a la vuelta de la próxima curva.

La culpa, obviamente, es de Juanma Moreno por haber tenido la osadía de sacar mayoría absoluta

Lo de la izquierda a la izquierda de los socialistas es más fácil de explicar, porque aunque vayan divididos, y ello les haya costado un puñado de escaños, la culpa siempre la tendrá el otro, la ultraderecha o C's por desaparecer. La culpa, obviamente, es de Juanma Moreno por haber tenido la osadía de sacar mayoría absoluta después de todas las prevenciones de la izquierda al electorado. Ahora díganles a todos esos ciudadanos andaluces que están absolutamente equivocados.

Juanma Moreno, absolutamente
Comentarios