martes. 29.11.2022

Infusión de emir para sanar España

Pero España va bien: ha llegado un emir con más coches en su escolta que todos los concesionarios de Cantabria juntos y se va a dejar en inversiones al pie de 5.000 millones

Los mangantes estaban en el Gobierno y ya no, ha resumido Sánchez desde el escaño. Un mangante puede robar, pero ello no le exime además de ser un desvergonzado o un holgazán. Cualquiera de los significados es muy lesivo para el principal partido de la oposición, cuyos diputados asistían a la sesión parlamentaria con gesto grave y cara de pocos amigos: el presidente del Gobierno, acometido por la inflación y la deuda, y por tantas otras cosas incluso peores, ha decidido levantar alfombras con carácter revisionista. La conclusión: otro pollo al alioli en el Congreso.

Los mangantes ya no están en el Gobierno. ¡Albricias! Ahora están los populistas, independentistas, nacionalistas, extremistas, flautistas y demás. Directa o indirectamente, pero están. No parece tan claro que estén las pymes, los autónomos, quienes tienen la casa okupada o el chorbo del quinto que no llega a fin de mes. Éstos deben ponerse en la ventanilla del ministerio (vuelva usted mañana), mientras a Rufián le basta con marcar paquetillo en el paso de cebra próximo al Parlamento para que al consejo ministerial le comiencen a rechinar las muelas.

Gobierna con los goles de rebote que marca su equipo más los que se mete en propia meta la oposición

Sánchez, de momento, cree estar en el lado brillante y poético de la historia: lo que no le aprueban sus socios rupturistas se lo convalida el PP por interés de Estado. Así que gobierna con los goles de rebote que marca su equipo más los que se mete en propia meta la oposición. Dicen quienes le conocen bien que ahora va a ensayar el 'gol de la mano de Dios', aprovechando que alguien ha puesto el foco del VAR contra una columna de La Moncloa.

Pero España va bien: ha llegado un emir con más coches en su escolta que todos los concesionarios de Cantabria juntos y se va a dejar en inversiones al pie de 5.000 millones. Ello ha puesto a Podemos, ERC y demás socios 'antigubernamentales' de muy mal gas, natural o artificial, tanto monta. Ellos tan demócratas y el emir, tan sátrapa. Pregunten a Sánchez, que sabe de alfombras.
 

Infusión de emir para sanar España
Comentarios