martes. 23.04.2024

10 de Downing Street

Al margen de cualquier disquisición, los ciudadanos han comprobado que el nulo nivel de los ‘comesopas’ actuales no es preceptivo de España, aunque aquí haya quien pueda dar un máster en nulidad y le pagarán además por ello.

Después de que UK decidiera darle a Europa una patada en su propio culo, la Gran Bretaña no deja de cabalgar el caos. Liz Truss dimitió tras sólo 45 días al frente del Gobierno después de bajar impuestos sin embozar el gasto público. Zanahorio no regresará al pastel tras hacer un amago y seguirá bailando con ese pelazo que rivaliza con un kilo de puntas soleadas. Rishi Sunak, millonario e hijo de inmigrantes, será el nuevo premier para tratar de que la razón vuelva al 10 de Downing Street… son tan adorables...

Como las consultas las carga el diablo, Cameron puso en marcha una sobre la continuidad del Reino Unido en la UE. Ganó el populismo y desde entonces el 10 es un portal de suma cero, de usar y tirar. Gran Bretaña va mucho peor que cuando estaba en la unidad, donde por cierto dispuso de un estatus privilegiado en lo económico y monetario (a un burro le hicieron obispo y se quejaba).

Después de que UK decidiera darle a Europa una patada en su propio culo, la Gran Bretaña no deja de cabalgar el caos

Pero no estaban contentos los políticos con mando en plaza y la mayoría de los ciudadanos que se dejaron embaucar. La realidad de las cosas va desmenuzando fantoches y la libra cae frente al dólar, lo que, unido al zarpazo de la inflación, ha encarecido de manera soberbia la vida en unas islas que soportan el día a día con una pregunta recurrente, trágica y cuya incógnita es fácil de despejar: si hicieron lo correcto. Cada vez más comienzan a creer que no.

Al margen de cualquier disquisición, los ciudadanos han comprobado que el nulo nivel de los ‘comesopas’ actuales no es preceptivo de España, aunque aquí haya quien pueda dar un máster en nulidad y le pagarán además por ello. Vean Londres, Berlín, París o Roma, por citar las economías fuertes del viejo continente, para comprobar que el titubeo en las decisiones, la falta de resolución, el impacto del IPC sin medidas serias y el estrabismo en cuanto a la guerra de Ucrania han desnudado a la mayoría, por no decir a todos los próceres que vinieron a cantar merengue y son ya presas de su azúcar populista y su incompetencia funambulista.

10 de Downing Street
Comentarios