jueves 13/5/21

Nos encontramos ante grandes retos para conseguir la igualdad

Las leyes deben ser reales y efectivas. Necesitamos iniciativas que estén alejadas de rebuscadas campañas de marketing y de titulares llamativos. Iniciativas que generen confianza y libertad, el tan nombrado “empoderamiento de las mujeres”

Este es un día en el que trato de reflexionar sobre los desafíos que existen para las mujeres alrededor del mundo y sobre lo mucho que se ha avanzado en España las últimas décadas. Me acuerdo muchísimo de mis abuelas y las veces que las oí decir frases como “si yo hubiera nacido ahora”.

Cada año esta fecha ha servido para denunciar la cultura machista, la violencia de género y la falta de igualdad de derechos respecto al hombre y es importante dar visibilidad a esta transformación social y reivindicar con fuerza que se siga trabajando en esta línea.

Nos encontramos ante grandes retos para conseguir la igualdad y las leyes deben ser reales y efectivas. Necesitamos iniciativas que estén alejadas de rebuscadas campañas de marketing y de titulares llamativos. Iniciativas que generen confianza y libertad, el tan nombrado “empoderamiento de las mujeres”.

La mujer es la que sigue cargando con el peso de cuidar a mayores y niños y esa brecha de género la limita

En una entrevista reciente, una mujer hablaba del “impuesto de la maternidad”, y tenía toda la razón al utilizar este término, las personas hemos de desarrollarnos en todas las facetas y a las mujeres en general nos cuesta más poder desarrollarlas todas. Hoy en día es la mujer la que sigue cargando, en su mayor parte, con el peso de cuidar a mayores y niños y esa brecha de género limita a la mujer tanto en el ámbito social como en el profesional. Y en este último en concreto faltan más medidas específicas que se pongan en marcha tanto por las instituciones como por las empresas para potenciar la corresponsabilidad de los hombres.

Confío en que con la colaboración de todos y especialmente de los hombres, pues sin ellos no podemos avanzar, en el futuro conseguiremos una sociedad diversa e inclusiva, donde no sea necesaria imponer la paridad sino que se valore únicamente el talento sin género. Pero para eso, queda mucho trabajo por hacer.

Desde mi concejalía me he marcado tres líneas de trabajo, hasta donde las competencias me permiten; una es la conciliación familiar, otra es trabajar en la puesta en marcha de iniciativas que propicien el empoderamiento de la mujer y una tercera que es la educación y concienciación con los más jóvenes. 

En concreto ahora mismo se está desarrollando un programa de igualdad y prevención de la violencia entre iguales con alumnos de primaria, en el que se están trabajando valores como la empatía, la asertividad y la escucha activa. Se trata entre otros objetivos de desarrollar habilidades emocionales que puedan contribuir a mejorar conductas y habilidades positivas.

Comentarios