sábado 27/11/21

Seamos serios

Pese a que lo que se recordará es la anécdota, lo verdaderamente importante fue la constitución de las Cortes Generales. Esto es esencial para ir un paso más allá y formar un Gobierno que garantice llevar a cabo las reformas que demanda la sociedad.

Lo vivido el pasado miércoles 13 de enero en la constitución de las Cortes Generales encaja perfectamente con la célebre cita de Federico Fellini, “La televisión es el espejo donde se refleja la derrota de todo nuestro sistema cultural”. Los espectadores pudimos observar desde el sofá de casa cómo unos y otros, con sus actitudes, no hicieron más que menospreciar la labor del político. Unos por sus chanzas, otros por sus reivindicaciones a destiempo y otros por sus comentarios fuera de lugar.

El espectador fue testigo de varios momentos inéditos en nuestra historia política

Era un día de intensa actividad política, en el que el protagonismo debía recaer en la constitución de las Cortes Generales. Esto era lo relevante, lo que debía acaparar las portadas. Sin embargo, algunos de los diputados decidieron cargar de una simbología de dudosa necesidad este momento desde el primer minuto. El espectador fue testigo de varios momentos inéditos en nuestra historia política. Como si de una escena de la ya mítica película Bienvenido, Mister Marshall se tratase, vimos llegar a uno de los diputados debutantes escoltado por una banda de música. No solo eso, otro de ellos, cual competición de homenajes cinematográficos, encabezaba una comitiva ciclista que recordaba mucho a esas escenas, ya legendarias, de la serie de televisión de principios de los ochenta Verano azul.

Nunca se debe caer en la crítica populista que roza el menosprecio a otra persona

La anécdota estrella de la sesión parlamentaria fue para una diputada que decidió debutar acompañada de su bebé de seis meses. Más allá de su libertad para hacer lo que crea más oportuno, podría ser cuestionable el hecho de utilizar a tu hijo recién nacido para mandar un mensaje político. Cuestión, quizás, de mayor entidad que la discusión sobre si debió dejarlo en la guardería o no. Más allá de todo esto, cuando parecía que habíamos llegado al cenit de la chanza, aparece Celia Villalobos y nos regala un comentario clasista poniendo en duda la higiene personal de otro diputado. Se deben criticar las ideas, el desempeño de la actividad política, pero nunca se debe caer en la crítica populista que roza el menosprecio a otra persona.

Este tipo de actitudes ahondan más en el descrédito que lastra nuestra política desde hace demasiado tiempo. Una serie de parodias que no aportan nada a la sociedad. Sin embargo, pese a que lo que se recordará es la anécdota, lo verdaderamente importante fue la constitución de las Cortes Generales. Esto es esencial para ir un paso más allá y formar un Gobierno que garantice llevar a cabo las reformas que demanda la sociedad. No obstante, eso es harina de otro costal.

Comentarios