miércoles 4/8/21

Derechos en tiempos de pandemia

Bastante daño ha hecho ya el coronavirus y muchas muertes ha provocado. Lo que no podemos permitir bajo ningún concepto es que esta maldita enfermedad nos robe lo más sagrado de nuestras vidas, que son nuestros derechos, incluso en tiempos de pandemias. Por eso, si hay alguna medida que se tome por este motivo, debemos saber que cuando acabe el estado de alarma deben desaparecer.

La pandemia de 1918 llegó a matar a casi 50 millones de personas, incluso en la Segunda Guerra Mundial murieron entre 70 y 85 millones de humanos. Por ello, debemos tener muy claro que nos jugamos mucho, que esta guerra es necesaria ganarla y, sobre todo, aprender de ella. Pero las dudas como cosa lógica afloran entre una sociedad como la nuestra en estos tiempos que corren. Entiendo que como en todas las batallas haya que poner unas pequeñas restricciones. Sin embargo, ¿hasta qué punto debemos perder nuestra privacidad?

Posiblemente en los tiempos actuales la intimidad sea un tesoro y un derecho de nuestra sociedad. A pesar de ello, ¿hasta qué punto el Gobierno tiene que controlar los movimientos de las personas que están en cuarentena? En China tomó el Gobierno medidas muy intrusivas, lo mismo que en Corea del Sur. Por otro lado, Israel se plantea usar al servicio secreto para vigilar a sus ciudadanos. No obstante, está claro que nuestra cultura es completamente diferente, ¿el pueblo español sabría entender si en un momento dado nuestros dirigentes nos pusieran este tipo de medidas? Perdonadme que lo dude.

La privacidad es importante porque nos da mucho poder y por supuesto hay que defenderla

La personalidad latina como la nuestra no llegaría a entender muy bien este tipo de decisiones. Lo que tenemos que tener claro es que además de controlar este maldito virus, debemos pensar en el mundo que nos quedará después de esta tormenta. Es una evidencia que la privacidad es importante porque nos da mucho poder y por supuesto hay que defenderla. Por eso, todos debemos vigilar la democracia.

Bastante daño ha hecho ya el coronavirus y muchas muertes ha provocado. Nos ha robado el sueño de ser felices. Nos está saqueando nuestra economía a marchas forzadas. Lo que no podemos permitir bajo ningún concepto es que esta maldita enfermedad nos robe lo más sagrado de nuestras vidas, que son nuestros derechos, incluso en tiempos de pandemias. Por eso, si hay alguna medida que se tome por este motivo, debemos saber que cuando acabe el estado de alarma deben desaparecer.

Comentarios