lunes 18/10/21

Banderita, querida banderita

Creo en la competencia de poder manifestarse libremente, pero lo que no concibo es que haya una utilización ruin en un momento más que crítico como el que estamos viviendo y que exista gente de un lado o de otro que quiera apropiarse y ser abanderado de un patriotismo cutre y casposo. La responsabilidad de todo esto que ocurre lo tienen ciertos partidos políticos que en vez de hacer una política responsable, se otorgan como salvadores de la patria y solución de todos los males a base de un populismo muy peligroso

Ya lo decía decía Marujita Díaz por los años 50 cuando se cantaba mucho y estaba muy de moda “Banderita tu eres roja, banderita tu eres gualda, llevas sangre llevas oro, en el fondo de tu alma”. Esta canción me ha venido a la cabeza nada más ver a una serie de personas acomodadas en un barrio rico de Madrid sacando un símbolo que en teoría es de todos, pero que ellos lo hacen sólo suyo. Durante 50 días de cuarentena, se han dicho tantas cosas, pero una de ellas ha sido que los que saldrían a la calle a desestabilizar el país serían los pobres porque no tendrían para comer. Al final no ha sido así. Los primeros que han salido a protestar y no cumplir las normas de un estado de alarma sanitario han sido los ricos en nombre de “La España de la banderita” -contradicciones que tiene la vida-.

Nunca les vi estar en contra de los recortes que hicieron hace unos años otro gobierno en educación y en sanidad

Curioso que esta gente cuando se luchaba por una pensión digna de nuestros mayores no se asomaban a la calle y reclamaban ese derecho que tienen los pensionistas. Por otro lado, nunca les vi estar en contra de los recortes que hicieron hace unos años otro gobierno en educación y en sanidad, claro esas cosas son de rojos con cuernos y rabos. Tampoco recuerdo que alzaran la voz para demandar los derechos del colectivo LGTBI. En definitiva, ¿dónde estaban las “banderitas” cuando se tiene que luchar por cualquier derecho social? 

Por supuesto que creo en la competencia de poder manifestarse libremente, pero lo que no concibo es que haya una utilización ruin en un momento más que crítico como el que estamos viviendo y que exista gente de un lado o de otro que quiera apropiarse y ser abanderado de un patriotismo cutre y casposo. La responsabilidad de todo esto que ocurre lo tienen ciertos partidos políticos que en vez de hacer una política responsable, se otorgan como salvadores de la patria y solución de todos los males a base de un populismo muy peligroso. 

Al menos lo que sí llama mucho la atención es que uno de los barrios más pudientes de España quiera abanderarse de la indignación y ser el reflejo de lo harta que está la sociedad española, que por supuesto lo está. No obstante, tras varios días de protesta, es cierto que ya son muchas las personas que están criticando estas acciones ya que suponen un gran riesgo para la seguridad de la población en general.

A los líderes de la España de la banderita les diría por último que ser español es un sentimiento personal y libre y que nadie debe medir el patriotismo de cada uno en base a llevar un símbolo. Yo no dejo de ser más o menos español por criticar o no decir lo que esta gente quiere que diga. Personalmente me considero tan hispano como ellos. Pido un poco de responsabilidad cívica en estos momentos, y por supuesto ya habrá tiempo de fiscalizar y pedir cuentas a un gobierno que no ha hecho bien muchas cosas.

Comentarios