miércoles 20/10/21

Y Messi se fue...

Sin duda, la marcha de Cristiano fue un golpe para la Liga, pero la de Messi es una estocada muy dura que hace que la misma ya no pueda competir con la Premier, y se pone a la altura de otros países que antes mirábamos por encima del hombro.

 

Cuántos niños sueñan con ser Messi, con regatear, centrar, rematar como él, cuánta ilusión puede generar un gran jugador de fútbol. Si "el Barça es más que un club", Leonel Andrés Messi Cuccittini es mucho más que un jugador. Nació en la ciudad de Rosario  a orillas del río Paraná, tercer hijo de Jorge Messi y Celia Cuccittini ambos descendientes de familias italianas y grandes aficionados al fútbol.

El padre de Messi tuvo una gran influencia en la carrera de su hijo, con solo cinco años jugaba en el club de su barrio que entrenaba su propio padre, a los siete años pasó a jugar en las divisiones inferiores del Newell's Old Boys de Rosario, después de despuntar con apenas diez años se fue a Buenos Aires al River Plate donde surgió el problema que cambiaría el destino de este niño, que soñaba ser como "el pelusa", cuando él era "la pulga", que no llegaba a 1,40 m.

A los siete años pasó a jugar en las divisiones inferiores del Newell's Old Boys de Rosario

Los médicos le detectaron un retraso en el desarrollo óseo y para corregirlo sería necesario un tratamiento muy costoso, no había ningún equipo que quisiera gastar esos recursos en un niño enclenque, pequeño, y que era una incógnita por mucho duende que ya pareciera tener.

A su padre se le presentó una oportunidad en Barcelona, un emigrante más de esa Argentina que tantos de sus hijos ha repartido por el mundo, y que también conocemos en nuestro país. A inicios de este siglo Messi pasa una prueba con el Barcelona FC. y deslumbra al gran Carles Rexach, cuántas veces nos ha contado esa anécdota del primer contrato de Messi firmado en una servilleta del restaurante. Rexach que para muchos con Asensi, Marcial, Sotil y compañía fueron los ídolos de otra época, de otros niños, donde estaría el holandés errante, el gran Johan Cruyff otro mito azulgrana como jugador y entrenador, y que dejó una gran escuela de la cual su alumno más aventajado es Pep Guardiola, que junto a Messi harían aquel equipo inolvidable y de ensueño, que ganó todo lo posible, seis títulos en una temporada.

Messi es arte con un balón, un jugador irrepetible, lo suyo es instinto, intuición, visión de la jugada, y mucho gol, para alguien que parece un tipo normal, que te lo puedes encontrar por la calle, y si no fuera tan famoso, nadie se daría la vuelta. Él no es el más alto, el que más corre, el que tiene más resistencia, pero si uno de los más inteligentes con esa bola entre las piernas.

Su duelo con Cristiano Ronaldo será recordado durante mucho tiempo, una competencia que los hacía más grandes, entre los dos suman once balones de oro, seis Messi y cinco Cristiano. Este último es diferente, es un atleta, fruto de la constancia, de ser un gran profesional, de un entrenamiento intensivo, de vivir solo para el fútbol. Casi podemos decir que Cristiano se hizo a fuerza de voluntad un gran futbolista y Messi nació con este don.

A los que nos gusta el fútbol por encima de los colores que tantas veces enturbian la parcialidad, sobre todo el "forofismo" ve lo bueno de su equipo,  hemos disfrutado durante muchos años, de su juego de sus goles, de su rivalidad, de sus hazañas.

Casi podemos decir que Cristiano se hizo a fuerza de voluntad un gran futbolista y Messi nació con este don

Los dos tienen puntos oscuros, que hacen mirar fuera del mundo de fútbol, a su entorno con muchas sospechas, siempre se recuerda lo que se decía de Diego Armando Maradona, "lo peor era el entorno", ese que le llevo a la ruina moral y deportiva, no se sabe si hasta a la propia muerte.  Messi siempre tuvo que competir, en su país con el gran ídolo, el que les dio mundiales, el que se hizo para muchos el D10S del fútbol, muchos han sido los sinsabores para Leonel por tantas comparaciones, a veces muy injustas.

Maradona es irrepetible, pero con una carrera más corta, con menos gol, aunque el balón en sus pies era una sinfonía que enamoró a un país, Argentina, a una ciudad, Nápoles, y a todo aficionado al fútbol. Messi tiene muchos más balones de oro, muchos más récords y goles, pero luchar con un mito, es como hacer una pelea, cuando sabes que el árbitro ya ha tomado la decisión antes del primer golpe. Lo que parecía imposible Messi también lo ha logrado, enamorar a Argentina, quizás no con intensidad de Maradona, enamorar a una ciudad, Barcelona, donde su marcha es un golpe del que costará años recuperarse, y enamorarnos a todos los que nos gusta el fútbol.

Sin duda, la marcha de Cristiano fue un golpe para la Liga, pero la de Messi es una estocada muy dura que hace que la misma ya no pueda competir con la Premier, y se pone a la altura de otros países que antes mirábamos por encima del hombro.

También es cierto que ese entorno del que hablábamos, han hecho que ambos hayan sido condenados por defraudadores en nuestro país, y en personajes que tienen el dinero por castigo, intentar esconderlo en paraísos fiscales no es el mejor ejemplo para tantas personas que les ven como sus ídolos,

El tiempo pasa para todos, el final de las carreras de Messi y Ronaldo se ve cada vez más cercano, y los finales en la vida, incluso en la deportiva, no suelen ser fáciles, pero sobre todo a Messi que se apoyó menos en su físico puede que le queden todavía varios años al máximo nivel, y estos son años de arte en un campo de fútbol, una pena perderlos en nuestros campos de fútbol.

La marcha de Messi para muchos puede ser un tema frívolo, o que les es indiferente, para otros un drama, lo cierto, que serán muchos los recursos que se perderán, y el prestigio eso tan etéreo que se va con él. En tiempos de pandemias, de confinamientos, de limitaciones el soñar como ese niño de Rosario, y que los sueños se hagan realidad, siempre es una hermosa historia. Tengo amigos que duermen con la camiseta del 10 del Barcelona FC, quizás para sentirse más cerca del protagonista de esos sueños.

Aunque en el mundo del deporte cuando menos lo esperas aparecen unos niños que te dejan boquiabierto, y el ciclo de la vida vuelve a empezar, ahora bien, somos muchos los que nunca podremos olvidar a los viejos rockeros de fútbol que tanto nos han hecho disfrutar.

Comentarios