sábado. 13.08.2022

El Paraíso en Panamá

Que el dinero no tiene patria, ni conciencia, ni sufre, ni padece es algo que no ofrece dudas, hay tantos que han pontificado sobre ética y moral, para luego esconder ese dinero en el paraíso fiscal que tenían más a mano, que dan vergüenza estos comportamiento tan injustos, insolidarios y en muchos casos delictivos.

Ahora que empieza la campaña de presentación de nuestros impuestos directos a través de la declaración de la renta, donde todos tenemos que retratarnos, pasar por taquilla y acoquinar lo que nos corresponde para que sigan funcionando los servicios públicos,  suena aún más duro, aquellos que evaden el dinero, aquellos que son los que más tienen, y los que menos quieren cumplir con sus obligaciones, esos señores, los "presuntos" delincuentes de cuello blanco, que se aprovechan de todo, y esconden su dinero en países lejanos, o no tanto.    

Que el dinero no tiene patria, ni conciencia, ni sufre, ni padece es algo que no ofrece dudas, hay tantos que han pontificado sobre ética y moral, para luego esconder ese dinero en el paraíso fiscal que tenían más a mano, que dan vergüenza estos comportamiento tan injustos, insolidarios y en muchos casos delictivos.

El problema es incluso más grave de lo que podemos conocer, ya que es mucho lo que se oculta a nuestros ojos, de esta forma hay relevantes estudios que dicen que "por cada caso de corrupción que conocemos  hay 10 que nunca tendremos noticias".

Por cada caso de corrupción que conocemos  hay 10 que nunca tendremos noticias

Aquellos que van de dignos, que son líderes en diversos campos de nuestra sociedad, pero que tienen moral de papel, no importándoles más que su peculio. La hipocresía en la que se mueven algunos es para enmarcar, el dinero se les ha ido sólo a esos paraísos fiscales. Se cree que entre 20 y 30 billones de euros, esto es, más del 10% de la riqueza mundial está en esos paraísos fiscales, oculto para no pagar los impuestos, o incluso para actividades mucho más reprobables.

Dicen que hay un regla no escrita que "cuanto más tienes, más defraudas u ocultas", así hay grandes multinacionales, importantes empresas, los más ricos, que utilizan la ingeniería financiera para quitarnos ese dinero a los ciudadanos, y lo que ellos no pagan, lo pagamos nosotros a escote. Esos recursos que nos quitan deberían destinarse para financiar las necesidades básicas de un Estado, sanidad, educación, dependencia, paro, renta social...; esos son los estafadores, los delincuentes de cuello blanco, los que no se manchan las manos.

El secreto bancario, ese que decía Gordon Brown que ya había pasado a la historia, ¿cómo van a quitar el velo los dirigentes políticos?, si son muchos de ellos los que participan del propio ocultamiento de bienes, entre los conocidos estos últimos días, el Primer Ministro Inglés, Islandés, Georgia, Presidentes de Argentina, Rusia, Ucrania... y los que irán apareciendo. Incluso hay situaciones que pueden ser legales, pero son éticamente reprobables, el viejo dilema de legalidad y moralidad, lo que si demuestran estas personas es su falta de ética, tan nociva para la sociedad. 

Más del 10% de la riqueza mundial está en esos paraísos fiscales

Ahora desde la Agencia Tributaria, se anuncia a bombo y platillo que se abre una investigación, que se van a enterar esos malhechores de cómo se las gasta nuestra Hacienda Pública, pero hombre, no es la misma que ya había abierto una investigación hace más de 5 años y con ningún resultado conocido, no es la misma que ha realizado en la legislatura pasada una amnistía con carácter general a todos los que tenían el dinero irregular, o ilegal, la misma que dio un amnistía a los  que han sido defraudadores durante muchos años.

Lo cierto es que esto de evadir impuestos pone de acuerdo a tantos personajes dispares, que nos debe hacer reflexionar, así los medios de comunicación nos informan que tienen o han tenido sociedades o participación en offshore (este término se refiere a empresas o sociedades constituidas fuera del país de residencia, en lugares cuya tributación es de un 0%. Las empresas offshore se crean en paraísos fiscales para evitar pagar impuestos), desde la hermana del Rey padre, pasando por el admirado Messi y la mismísima Micaela Domecq (mujer del político español Miguel Arias Cañete), el gran Almodobar, Imanol Arias e incluso el Premio Nobel Mario Vargas Llosa... a nivel internacional Putin, Mauricio Macri, David Cameron, Sigmundur David Gunnlaugsson, Le Pen...vaya que los hay de todos los colores, lo que tienen en común es que todos tienen mucho dinero y el esconderlo habla de sus comportamientos totalmente censurables.

Hay que destacar que el modus operandi de muchos defraudadores venía facilitado por entidades financieras de gran reputación, las mismas que hacen informes sobre el crecimiento de nuestra economía, que recomiendan los recortes, la austeridad, apretarse el cinturón, mientras importantes clientes son agentes de comportamientos tan poco edificantes.

En la Unión Europea nos estamos coronando de gloria, ya hace mucho tiempo que se decía que era una lugar donde circulan libremente los capitales, pero no las personas

En la Unión Europea nos estamos coronando de gloria, ya hace mucho tiempo que se decía que era una lugar donde circulan libremente los capitales, pero no las personas, con los refugiados gritando ante sus vallas, mientras sus dirigentes siguen incumpliendo la legalidad internacional, y algunos además llevándose su dinero a esos paraísos fiscales.

Lo peor es que Panamá es la punta de un iceberg, en un mar de paraísos fiscales como  Andorra, Antigua y Barbuda, Liechtenstein, Bahamas, Bahrein, Macao, Barbados, Malasia, Maldivas, Belice, Bermudas, Islas Marshall, Botsuana, Mauricio, Islas Vírgenes Británicas, Mónaco, Brunei Darussalam, Nauru, Islas Caimán, Islas Cook, Antillas Neerlandesas, Panamá, Dominica, Samoa, San Marino, Seychelles, Singapur, Gibraltar, Granada, San Cristóbal y Nieves, Guernsey, San Vicente y las Granadinas, Isla de Man, Islas Vírgenes de EE.UU..., que tienen más sedes que la ONU. Se habla de más de 45 países que son paraísos fiscales, y sólo conociendo una parte de lo que se ha descubierto en Panamá es para echarnos a temblar, aquello tan popular de que "sólo pagan los que tienen una nómina", cada vez que salen a la luz estas informaciones tiene más significado para muchos ciudadanos, aunque no se debe olvidar que toda generalización puede producir grandes injusticias.

El cinismo de algunas instituciones, personas físicas y jurídicas no tiene límites, y su falta de ética, moral y solidaridad tampocoQuien roba a los ciudadanos tiene que sentir el peso de la ley, no amnistías fiscales como se han realizado nuestros gobiernos. No puede ser aquello de "robar sólo es delito cuando lo hace el pobre", y como decía el escritor  Anatole France "la Ley, en su magnífica ecuanimidad, prohíbe, tanto al rico como al pobre, dormir bajo los puentes, mendigar por las calles y robar pan".

El Paraíso en Panamá
Comentarios