martes. 21.05.2024

Sonríe porque vamos a ganar

Cantabristas es la única fuerza política que habla, y claramente ha hablado en los últimos cuatro años de una manera clara y precisa, por defender y promocionar el cántabru

“Solo contamos con la fuerza de nuestra tierra, con la fuerza de nuestra gente”. La frase que encabeza este primer párrafo es un llamamiento que la formación política Cantabristas hizo hace unas semanas (se virilizó en las redes sociales a finales de Abril), y que de alguna manera viene a ser una apelación clara y precisa a la ciudadanía para que con su solidaridad y apoyo se impliquen decididamente en favor de un cambio que a todas luces es necesario y prioritario que se acometa lo antes posible en Cantabria, para así hacer efectivo con el apoyo de todas las personas una transformación consciente y realista del actual panorama político y económico que actualmente vive la sociedad de este país.

El Estado tiene y posee suficientes resortes y mecanismos para socavar y erosionar las bases mismas de la economía local y social de los territorios

Con esta reflexión la formación soberanista manifiesta y expresa claramente que es también con aportaciones económicas y solidaras como en parte (y en buena medida) se puede ayudar a propiciar, ya no solo una transformación urgente y necesaria, sino también el hacer factible que su mensaje llegue al mayor número de personas deseosas de reajustes y reformas de unas estructuras caducas y perjudiciales para con el conjunto de la ciudadanía y el porvenir de la sociedad cántabra. “Somos conscientes del combate desigual que estamos librando. No solo a nivel mediático, sino sobre todo a nivel económico. Colabora con nuestro proyecto para traer aire nuevo a la política cántabra. Con tu donación somos más fuertes. En Cantabristas no nos financian los bancos, ni las constructoras, ni los despachos en Madrid. Solo contamos con la fuerza de nuestra tierra, con la fuerza de nuestra gente”, manifestaban hace unas semanas en las redes sociales a modo de reflexión y atención.

Y es que el Estado tiene y posee suficientes resortes y mecanismos para socavar y erosionar las bases mismas de la economía local y social (como la de por ejemplo los barrios, donde el abandono y la falta de inversión institucional en favor de las multinacionales obliga a cerrar a una buena parte de los negocios locales: los pocos negocios que quedan malviven con la clientela de toda la vida) de los territorios y los lugares que desean someter y dirigir convenientemente en favor de sus intereses, por ejemplo, mediante políticas de conductismo y alineación cultural que son realizados en preferentemente la lengua castellana, para así y de este modo luego “rasurar” y “nivelar” mejor y más convenientemente sus muchas y variadas actuaciones y procederes.

“Tenemos que cambiar estas dinámicas para que podamos vivir, crecer y compartir en todos nuestros barrios y territorios”, como bien manifiesta Cantabristas, y de paso “denunciar la falta de diversificación en la economía de Cantabria, la cual deja a nuestra juventud únicamente dos salidas: la precariedad o marcharse fuera a buscar trabajo. Algo falla en este modelo de desarrollo”. Y es que Cantabristas antepone siempre los intereses de las personas a los del partido.

Y si mi apuesta es por ellos esto se debe a que Cantabristas es la única fuerza política que habla, y claramente ha hablado en los últimos cuatro años de una manera clara y precisa, por defender y promocionar el cántabru: la otra lengua olvidada de Cantabria por las instituciones.

Al desterrar al cántabru y a la cultura cántabra de sus prioridades y discursos los actuales partidos institucionales eliminan con ello también a posibles contrincantes y futuros enemigos políticos que abogan por ser dueños de su propio destino y porvenir. Por ello y por eso a los partidos políticos del sistema (a derecha e izquierda), que son dirigidos y financiados desde Madrid, no les interesa entrar en el discurso identitario y cultural que pudiera en algún momento concreto socavar las bases mismas y prioritarias de su alegato y disertación principal, sino que por el contrario refuerzan los principios alegatorios del Estado amparándose para ello en estrategias y malabarismos dispares de distracción y enganche emocional, que no pocas veces son variopintos y no por ello menos ridículos y grotescos.

La formación soberanista es preferente y prioritaria para la gran mayoría de las personas jóvenes y/o adultas

Pero todo está cambiando, y de hecho muchas cosas han evolucionado (y muy rápidamente en los últimos cuatro años) tras la aparición de Cantabristas en la escena política. Y así, y si por ejemplo nos damos una vuelta por las redes sociales, claramente veremos que dentro del panorama de lo que se viene a denominar y calificar como “la izquierda”, Cantabristas es la primera en sumar y en congregar, no solo simpatías y más “me gusta”, sino también los mayores activos y comentarios positivos a favor de sus iniciativas y causas. Aunque si ya nos vamos al apartado “llamamientos” y “movilizaciones”, aquí también veremos que éste es igualmente favorable y benigno para y con sus intereses debido a sus mayores capacidades de convocatoria y reunión (como de sobra ha quedado demostrado), por lo que notoriamente veremos en la ecuación (las redes sociales habitualmente las usan en gran medida franjas de edad jóvenes y/o adultas) que la formación soberanista es preferente y prioritaria para la gran mayoría de las personas jóvenes y/o adultas; los grupos sociales precisamente y en principio más interesados en que esta opción política prospere, crezca, se consolide y al final les represente.

No en vano hace unos días (20 de Mayo de 2023) El Diario Montañés (y a través de una encuesta que llevaba por título: “La primera cita con las urnas”) ya señalaba que la juventud que por primera vez tiene derecho a voto en estas elecciones, está profundamente desilusionada y desencantada con la política en general (una gran parte de estos jóvenes aún no tiene decidido a qué partido apoyará), destacando en la entrevista que de 15 personas, tres lo harán por Cantabristas debido al hartazgo y al empacho de lo de siempre. Eso si se traduce al escenario electoral significaría que el 20 por ciento de los jóvenes que por primera vez votan lo harán por esta formación política.

Pero sería un gran error pensar que a Cantabristas les vota o les pueden votar solo y exclusivamente las personas o los colectivos que se sitúan a la izquierda del pensamiento político (en esta cita con las urnas concurren 12 candidaturas diferentes), pues esto no es para nada cierto, ya que su amplio arco de abarcamientos y trayectorias les hacen igualmente susceptibles de ser aceptados por otras reflexiones ideológicas y corrientes dispares y variopintas de no pocas veces difícil y compleja catalogación y/o encuadre para con lo que se considera normal y/o frecuentemente habitual.

Y así vemos y hemos comprobado a lo largo de los últimos cuatro años que agrupaciones ciudadanas, colectivos sociales y vecinales, grupos alternativos y de vanguardia, feministas, identitarios, ecologistas, autogestionarios y antiautoritarios... caben y pueden perfectamente estar representados en Cantabristas, porque esta es sin lugar a duda una organización que está aquí para garantizar una vida digna y empoderada de la gente, así como para construir país sumando voluntades y consentimientos. Y porque el objetivo ahora no es quedarse en casa y/o no votar, sino muy al contrario, contar con nuestra verdadera competencia y talento para con decisión y determinación imaginar y hacer por y desde abajo una nueva realidad en una nueva sociedad, a la que hace demasiado tiempo se la quitó y se la desposeyó de sus capacidades de decisión y voluntad para reescribir y redibujar con garantías su futuro y su porvenir.

Cantabria es un país que tiene problemas y retos muy importantes y serios que hay que solucionar y resolver de una manera urgente y apremiante

Y es ahí precisamente en donde reside su cada vez mayor fuerza y atractivo. Una realidad esta que al final es muy adecuada y favorable para ampliar y cimentar con éxitos y garantías su cada vez mayor y más que previsible trasvase de votos desde otras agrupaciones y/o partidos políticos que finalmente haga posible su entrada más que merecida en las instituciones y en los diferentes órganos de gobierno.

A todo esto hay que sumar ya no solo el hecho de que son una fuerza cántabra emergente (cada vez poseen más afiliados), transversal y rompedora (hablan claro y de una manera muy transparente sin tener detrás “actores” y “sucursales con despachos en Madrid”), sino que también se da la circunstancia de que su proyecto político está muy bien cimentado y asentado, estando al tiempo y tras ellos personas íntegras y del pueblo con una buena y/o muy buena formación y/o trayectoria.

En el acto de presentación de su candidatura el día 14 de Mayo en Torrelavega, y en donde Cantabristas realizó una clara demostración de fuerza para dar comienzo la campaña electoral con un mitin en el que consiguieron llenar la Plaza de la Llama en Torrelavega, Marián Bolado (miembro destacado de Cantabristas), esbozó que su formación “ha demostrado que se pueden hacer las cosas de una forma diferente, generando propuestas serias y rigurosas, y marcando posicionamientos que han logrado influir notablemente en el escenario político cántabro”. Añadiendo a continuación que “votar Cantabristas es apostar por un partido que ofrece confianza a la gente y garantiza trabajar la próxima legislatura centrados exclusivamente en los intereses de Cantabria y su gente, sin entrar en guerras fratricidas, ni en discusiones partidistas nacidas en los despachos de Madrid”. En el mismo escenario el candidato cantabrista al Ayuntamiento por Santander, Manuel Núñez, expuso que Cantabristas es “una fuerza política crítica, valiente y que no tiene miedo a ofender a los que mandan”.

Con estas apreciaciones, pinceladas y dictámenes poco más me queda ya por decir, quizá a lo mejor solo añadir las reflexiones que una horas después del mitin de Torrelavega haría en la red social Facebook, Víctor M. Ortiz, uno de los militantes en activo más antiguos y comprometidos para y con el cantabrismo político y lingüístico desde hace ya más de 40 años de luchas y reivindicaciones: “Solamente cuando mostramos y defendemos nuestras particularidades somos visibles en la generalidad. Solamente cuando somos visibles somos tenidos en cuenta. Solamente nos tendrán en cuenta cuando nos mostramos”.

Si los resultados de las urnas son acatados y ponderados, y para eso es necesario que antes haya el mayor número posible de apoderados, representantes y encargados en las mesas electorales, así como en los distintos órganos de recuento y archivo de los votos, para garantizar así con éxito que se cumple y se respeta la ley y la voluntad de los resultados, Cantabristas entrará con paso firme el 29 de Mayo en las instituciones, dando así paso a otra manera de hacer las cosas y la política en Cantabria. Sobran ganas y hay muchas esperanzas de propiciar un nuevo cambio y un nuevo rumbo al actual panorama.

Cantabria es un país que tiene problemas y retos muy importantes y serios que hay que solucionar y resolver de una manera urgente y apremiante, y por eso Paulu Lobete (su secretario general) ya se encargó hace unos días de adelantarlos con la presentación de 500 propuestas para cambiar y mejorar la vida de las personas de una manera consciente y responsable, que este viaje y este cambio es posible si la ciudadanía le imprime con su voto una nueva y diferente intención e intencionalidad.

Es por ellu que Cantabristas es una manu tendía y calameju pa jacer pusibli un caminu de liberación nacional y mental, y ensin luegar a atetuya está equí pa dicidilo y cuestionalo tou ensin límitis y ensin emposicionis de naidi, porque’l su latíu y la su guipa es del pueblu por y pal pueblu (Es por ellu que Cantabristas es una mano tendida y tenaz para hacer posible un camino de liberación nacional y mental, y sin lugar a duda está aquí para decidirlo y cuestionarlo todo sin límites y sin imposiciones de nadie, porque su latido y divisa es del pueblo por y para el pueblo).

Sonríe porque vamos a ganar
Comentarios