domingo 23/1/22

El PP de las Islas Baleares es bastante más regionalista que el PRC en Cantabria

La realidad hoy nos dice que el PP balear tiene un perfil más regionalista (algunos lo llaman ya sin tapujos “nacionalista”) que el que tenía antes, pues su finalidad es quitar posibles votos a PI y a MÉS.

Hace ya bastantes años que las corrientes “balearistas” (algunos las llaman ya sin tapujos “nacionalistas”) son las que hoy dominan el PP balear, hasta el punto de que aún a día de hoy el sector “no regionalista”, o “balearista” ni es mayoritario, ni tampoco logra integrarse con comodidad en la realidad política y social de las Islas. Esto quiere decir, por ejemplo, y aplicándolo al caso cántabro, que el PP de las Islas Baleares es bastante más regionalista que el PRC… y de seguro, “menos españolista” que el PRC.

Hasta esto es así hoy en día (y de hecho continúa siendo una realidad innegable), que no ha sido una, sino muchas y  varias, las ocasiones en las que “la sangre podría haber llegado al río” por esta cuestión. Sin embargo, el carácter balear (siempre tan “cabal” y “oportuno”) es el que al final se ha terminado imponiendo a la realidad, a fin de poder así serenar las aguas por los cauces del entendimiento y de los espacios del poder que previamente ya han sido convenientemente “acordados”.

La baja de Aguiló se sumó a otras marchas significativas, como la de la ex senadora Gari Durán, por discrepancias con el “giro ideológico” del PP a nivel nacional

Las bajas de “no regionalistas” son numerosas desde hace años, y el caso de la de la ex diputada autonómica Aina Aguiló (que optó a presidir el partido en Palma, y se dio de baja en el año 2018) son uno de los muchos ejemplos de personas que no desean participar en un proyecto político que mira más por lo que pasa en Baleares, que por lo que pasa en “la Península”.

La baja de Aguiló se sumó a otras marchas significativas, como la de la ex senadora Gari Durán, por discrepancias con el “giro ideológico” del PP a nivel nacional un año antes, o la de unos meses después, cuando se fue el histórico dirigente y ex consejero de Turismo, Carlos Delgado, quien por dos veces había optado sin éxito a la presidencia del PP balear. Aguiló, Durán y Delgado solían ser encuadrados dentro del sector que suele denominarse como españolista en el seno de los populares isleños, por oposición a la corriente que se suele calificar como regionalista.

Hoy la dirección balear del PP está dominada por los regionalistas duros (más tirando a nacionalistas), que no desean que sea Madrid quien marque la hoja de ruta a seguir en su territorio. De hecho, este paso comenzó en el año 2017 con Biel Company, el que fue hasta Julio de 2021 el presidente del PP balear tras imponerse a José Ramón Bauzá (el anterior presidente del PP en las islas) en Mallorca, en Menorca, en Ibiza y Formentera, con el 71,82% de los votos frente a su rival (que presentaba una marcada propuesta anticatalanista, y que finalmente fue derrotada en el congreso); por lo que la impresión desde entonces del vuelco regionalista-nacionalista del PP balear en las Islas es más que evidente.

Entre “los núcleos duros” de Prohens se aboga por defender la modalidad lingüística balear frente a la catalana

Con el reciente nombramiento de Marga Prohens Rigo como nueva presidenta del PP balear, la conciencia “regionalista-nacionalista” de los populares en Baleares no hace sino acrecentarse. Como de hecho quedó de manifiesto al finalizar el mes de Julio cuando la dirigente popular Marga Prohens se encargó personalmente de detallar el organigrama completo del PP balear, y en donde afirmó: “(...) que su proyecto está muy pegado a la tierra”.

A primeros de Junio de 2021 manifestó en el decano de la prensa balear, 'Última Hora', lo siguiente: “El PP de Balears va a mantener su carácter propio dentro de un proyecto nacional. Pero hay que entender que hay muchas formas de estar en el PP y yo tengo claro que el PP de Balears y de cada una de las Islas marcará su acento propio como pasa en otras comunidades”. De hecho, entre “los núcleos duros” de Prohens se aboga por defender la modalidad lingüística balear frente a la catalana, con la cual guarda notables diferencias.

El PP ha gobernado en Baleares en seis de las diez legislaturas autonómicas transcurridas desde 1983. Ese éxito electoral fue debido, en gran parte, a que el posible votante de los populares en las Islas cubría un amplio abanico ideológico que abarcaba desde posiciones conservadoras o liberales (en su sentido tradicional), hasta posiciones casi socialdemócratas o próximas al nacionalismo. La aparición de nuevas formaciones políticas en el último lustro ha generado que el sentimiento nacional e identitario balear se haya incrementado notablemente, de ahí el giro hacia posiciones regionalistas y/o nacionalistas de los máximos cuadros populares en el Archipiélago.

La realidad hoy nos dice que el PP balear tiene un perfil más regionalista (algunos lo llaman ya sin tapujos “nacionalista”) que el que tenía antes, pues su finalidad es quitar posibles votos a PI y a MÉS. Al mismo tiempo, hay un sector del partido (ya muy minoritario) que piensa justo lo contrario. Esa corriente crítica (de la que antaño formaban parte Delgado, Durán y Aguiló), cree que los populares estarían traicionando su propia ideología si finalmente se consolida (como ya es una realidad) el posicionamiento ideológico hacia las posiciones cercanas al nacionalismo. Esta circunstancia es la que quizá ha originado que partidos políticos como Cs y VOX hayan aparecido con fuerza en el Parlament de les Illes Balears (Parlamento de las Islas Baleares) en los últimos años.

Con todo (y en lo tocante a la defensa de su patrimonio lingüístico balear), la organización balearista www.safundacio.es lucha desde hace años por preservar y revitalizar las modalidades lingüísticas propias, al tiempo que denuncia y acusa desde diferentes estamentos y organizaciones; la imposición y el programa pan catalanista y avasallador de la Generalitat de Catalunya sobre las Islas Baleares. A este proyecto le tilda de programa organizado de “conquista y anulación de lo balear con la implicación y la conveniencia de políticos de las Baleares vendidos a los intereses de la institución catalana”. Aquí un ejemplo de los muchos que podemos encontrar en la Red:

https://www.abc.es/sociedad/abci-baleares-senala-alumnos-eligen-castellano-selectividad-folio-amarillo-202106100120_noticia.html

A continuación reproducimos un artículo del Periódico de Ibiza en donde se pueden ver algunas de las denuncias contra la imposición del catalán en las Baleares:

Presentan más de 100 denuncias en Oficina de Derechos Lingüísticos por «discriminar» el mallorquín, menorquín e ibicenco

Sa Fundació Jaume III ha asegurado este viernes tener constancia de que durante los primeros meses de 2021 se han presentado más de 100 denuncias en Oficina de Derechos Lingüísticos por “discriminar” a los hablantes de mallorquín, menorquín e ibicenco.

Según ha informado Sa Fundació Jaume III este viernes en una nota de prensa, ciudadanos de Baleares han presentado más de 100 denuncias en la Oficina de Derechos Lingüísticos durante los primeros meses del 2021 al considerar que se han visto “vulnerados” sus derechos como hablantes de mallorquín, menorquín e ibicenco.

En concreto, ha detallado, entre el centenar de denuncias que han sido presentadas se incluyen, por ejemplo, que en Palma hay semáforos que para decir apretad usan el catalán “premeu” en lugar de “pitjau”; así como que existen libros de texto que para decir sombrero usan “Barret” en lugar de “capell” o comercios que para las zanahorias utilizan “carrotes” en lugar de “pastanagues” e, incluso, que hay señales de tráfico en zonas como Sa Indioteria o Es Molinar que han cambiado por “La Indioteria” o “El Molinar”, etc.

Frente a estas denuncias, ha lamentado Sa Fundació Jaume III, la respuesta de la Oficina de Derechos Lingüísticos ha sido siempre que “no cuestionan” el modelo lingüístico que utilizan las instituciones, tanto públicas como privadas. Para la entidad, esto es lo mismo que decir que “no piensan hacer nada para defender las particularidades lingüísticas baleares”.

Por ello, se ha querido preguntar “¿para qué sirve la Oficina de Derechos Lingüísticos si no defiende los derechos de los hablantes del balear?” y, al mismo tiempo, ha recordado que el artículo 35 del Estatuto de Autonomía dice que “las modalidades insulares del catalán de Mallorca, de Menorca, de Ibiza y de Formentera serán objeto de especial estudio y protección”.

Finalmente, sa Fundació Jaume III ha instado a los partidos de la oposición a preguntar al Govern de Armengol “qué finalidad persigue realmente esta Oficina de Derechos Lingüísticos”.

El PP de las Islas Baleares es bastante más regionalista que el PRC en Cantabria
Comentarios