martes. 23.04.2024

Mercaos, árbulis de Navidá y más cosucas

A la difusión que le podamos dar este año a las figuras de las Anjanas y del Esteru, le podríamos también añadir las por ejemplo fotocopias con dibujos y textos en cántabru que muy bien se podrían repartir por las plazas y las calles de nuestro país

Las fechas de la Navidad son siempre una ocasión ideal para dar a conocer el cántabru, y quizá uno de los mejores planes con los que podemos contar a la hora disfrutar en esta época del año sea visitando un mercadillo de Navidad. Esta tradición, que nació en Alemania durante la época medieval, es una manera fantástica para contagiarnos del espíritu navideño, y al tiempo también despertar al niño interior que todos llevamos dentro.

Aunque podemos encontrar estos mercados en casi cualquier rincón de Europa (se calcula que solo en Alemania se realizan entre 2.500 y 3.000 cada año), y algunos son famosos a nivel mundial, en otras partes del continente tampoco tienen que envidiar a los mercados alemanes, si bien en este artículo nos centraremos en lo que desde Cantabria se puede hacer en favor de darle visibilidad y proyección a una lengua amenazada; como en este caso ocurre y sucede con el cántabru.

Gracias a este octavo centenario, los católicos podrán recibir este año la indulgencia plenaria a partir del 8 de Diciembre hasta el 2 de Febrero

Y para ello nada mejor que empezar y aprovechar el tirón que este año supone el encontrarse en Cartes, la localidad de la Comarca del Besaya, con el árbol más grande de Navidad de toda Europa, y que para la ocasión alcanza nada más y nada menos que la nada despreciable altura de 65 metros.

Por ello, y aprovechando tal circunstancia, si ponemos por ejemplo una simple aclaración y/o nota en cántabru y castellano al pie del mismo árbol con la leyenda: “Árbul de Navidá más grandi d'Uropa” (Árbol de Navidad más grande de Europa), esto mismo puede o podría ser una labor y un gesto muy útil, necesario y enriquecedor a la hora de dar visibilidad y extensión al cántabru de una manera sencilla y también muy original; en precisamente un espacio y territorio que siempre se ha distinguido por hablar cántabru de una manera ininterrumpida y mayoritaria entre su población hasta prácticamente mediados del pasado siglo.

Por otro lado hay que mencionar que San Francisco es el patrono de los belenistas, y es precisamente este 2023 cuando se cumple el octavo centenario de la primera representación de la Navidad, sucedida esta en la misa de la Navidad de 1223, cuando San Francisco de Asís organizó en Diciembre del siglo XIII un belén viviente con los feligreses del pueblo italiano de Greccio (1.500 habitantes al Norte de Lacio, y a apenas 95 km al Norte de Roma), donde vivió hasta su muerte.

Curiosamente, y gracias a este octavo centenario, los católicos podrán recibir este año la indulgencia plenaria a partir del 8 de Diciembre (solemnidad de la Inmaculada), hasta el 2 de Febrero (fiesta de la Presentación del Señor), si para ello rezan ante un belén en una iglesia franciscana. Y es que la indulgencia plenaria es para los practicantes una gracia concedida por la Iglesia que limpia a la persona de todo castigo temporal debido al pecado.

Y es que son numerosos los lugares y los sitios en Cantabria en donde se realizan y exponen belenes, una realidad esta que es bien conocida y sabida por la Asociación Belenista de Cantabria, que precisamente cumple en estas fechas 4 décadas de actividad ininterrumpida, y que por primera vez ha sido requerida por el Parlamento Cántabro para poner un belén en dichas instancias de representación popular. Ojalá que aprovechando dicha efeméride esta ocasión no sea desaprovechada y desperdiciada para dar a conocer intramuros al cántabru a toda aquella persona que por estas fechas decida acercarse a celebrar el “espíritu fraternal de la navidad”.

Por último, y para finalizar ya este breve artículo, a la difusión que le podamos dar este año a las figuras de las Anjanas y del Esteru (tan propias y singulares de nuestra identidad), le podríamos también añadir las por ejemplo fotocopias con dibujos y textos en cántabru que muy bien se podrían repartir por las plazas y las calles de nuestro país, por ser y resultar estas muy inspiradoras y sugestivas a la hora de resolver y solucionar el déficit que actualmente padece el cántabru a nivel institucional.
 

Mercaos, árbulis de Navidá y más cosucas
Comentarios