sábado 29/1/22

La masa crítica y “acuchar”

Si hay un número suficiente de personas que alberguen en su mente y en su corazón el deseo de que el cántabru sea algún día una lengua oficial de Cantabria, y vivan de acuerdo a y con esos pensamientos llevándolos a la práctica; al final esa realidad será indefectiblemente real y posible.

De un tiempo a esta parte han surgido conceptos como el de la masa crítica, que según la física cuántica, es la cantidad mínima necesaria de materia combustible para producir una reacción nuclear en cadena. Este fenómeno tiene una correspondencia en la sociología, que lo define como la cantidad mínima de personas necesarias para que un fenómeno concreto tenga lugar. Así, el fenómeno adquiere una dinámica propia que le permite sostenerse y crecer.

De hecho, hay experimentos anteriores que refrendan estos conceptos como la teoría del centésimo mono, los campos morfogenéticos de Rupert Sheldrake, o incluso, la Ley de Coherencia de la Física.

Y es que la transformación puede ser a veces dramática, y de hecho, no hay mejor ejemplo en la Naturaleza para reflejar esto que la metamorfosis. Basta con mirar la transformación de una oruga en una mariposa (una sucesión de cambios increíbles en funcionalidad, forma, características, habilidades, etc.), pues transforma un gusano de aspecto desagradable, voraz y que se arrastra por el suelo, en una criatura delicada, graciosa, de hermosos colores, y que además vuela.

Los biólogos nos dicen que en el interior del tejido de una oruga hay unas células llamadas “células imaginativas” que resuenan en una frecuencia distinta a la habitual

Los biólogos nos dicen que en el interior del tejido de una oruga hay unas células llamadas “células imaginativas” que resuenan en una frecuencia distinta a la habitual. Y, de hecho, son tan distintas a las otras células del cuerpo de la oruga, que el sistema inmunitario del gusano piensa que son enemigos e intenta destruirlas. Pero las nuevas células imaginativas siguen apareciendo y multiplicándose de forma imparable.

Y esto es así hasta el punto de que el sistema inmunitario de la oruga no puede destruirlas lo suficientemente rápido, de modo que se vuelven más y más fuertes y conectándose entre ellas, hasta que al final forman una masa crítica que reconoce su misión de llevar a cabo el increíble nacimiento de una mariposa.

Baste este ejemplo de las células imaginativas para descubrir y decir, que si hay un número suficiente de personas que alberguen en su mente y en su corazón el deseo de que el cántabru sea algún día una lengua oficial de Cantabria, y vivan de acuerdo a y con esos pensamientos llevándolos a la práctica; al final esa realidad será indefectiblemente real y posible.

Deepak Chopra (médico, escritor y conferencista indio) nos recuerda: (…) que los biólogos han descubierto que dentro de las células del tejido de la oruga hay unas células llamadas células imaginativas. De hecho, resuenan en una frecuencia diferente. También son tan diferentes de otras células del gusano que el sistema inmunológico de la oruga piensa que son enemigos e intenta destruirlos. Pero nuevas células imaginativas siguen apareciendo, y cada vez más... De repente, el sistema inmunológico de la oruga no puede destruirlas lo suficientemente rápido, por lo que ellas se vuelven más y más fuertes al conectarse entre sí para formar una masa crítica que reconoce su misión de lograr el increíble nacimiento de una mariposa.

Aprendemos, por lo tanto, que cada día de la vida es un cambio constante y permanente, y que todas las estructuras que se niegan al cambio tienden más tarde o más temprano a desaparecer. La transformación es una sucesión de cambios encadenados, como el que le sucede a la oruga hasta que se convierte en una mariposa.

Lo expuesto aquí sirve como entrada para afirmar con rotundidad que, por lo que respecta al cántabru, nuestra energía ha de ser servir y estar siempre dispuesta y enfocada para crear, y no para que nos preocupemos inútilmente con actitudes y personas que no merecen nuestra atención, ni tampoco nuestra conversación. Usemos por lo tanto nuestros pensamientos en favor del cántabru para creer y no para dudar, y nuestra emociones para atraer, y no para alejar.

Si sabemos usar de una manera conveniente y adecuada nuestra atención y nuestro enfoque en lo que de verdad nos interesa e importa (igual que el gusano se convirtió en una mariposa), así también nosotros conseguiremos hacer de nuevo que el cántabru vuele libre y suelto de igual manera a como lo hacen hoy las mariposas.

Tras las mariposas viene la palabra cántabra “acuchar”, que significa al castellano: “arropar”

Tras las mariposas viene la palabra cántabra “acuchar”, que significa al castellano: “arropar”. Ella  designa la acción de tapar o de abrigar a una persona con ropa, en especial con ropa de cama, aunque también significa: cubrir, tapar o envolver algo. Si lo llevamos al campo de lo lingüístico, con ello designamos, no solo el deseo de protección y custodia, sino también el de resguardo y amparo, cobijo y refugio.

Importantes y esperados aconteceres, singulares y novedosas buenas nuevas, sobresalientes acaecimientos y sucesos, y, finalmente, extraordinarias y sobresalientes noticias se avecinan para los próximos años en favor de nuestra lengua cántabra; por lo que parte de estar preparado es más de la mitad de nuestra responsabilidad. Recibámoslas pues como se merecen: con entusiasmo, aceptación, enfoque y alegría.

Entusiasmo: Porque nunca obtendremos nada que no hagamos, ya que si somos el centro de la realidad, entonces la realidad dependerá de nuestra habilidad para soñarla y quererla, imaginarla y desearla.

Aceptación: Porque se filtrará a los escépticos, y un día los dejaremos atrás; con sus miedos y sus titubeos, sus recelos y sus desconfianzas, sus temores y sus cautelas, sus asombros y sus sobresaltos, sus sospechas y sus escrúpulos.

Enfoque: Porque lo que piensas importa y se materializa, y porque estamos aquí para crear la realidad que deseamos; pues todo lo que existe y vemos se origina a través de nuestra conciencia cambiante.

Donde quiera que pongas tú enfoque, allí estará tú voluntad; y también la de la lengua cántabra.

Alegría: Porque un mensaje de esperanza para el desesperado, de regocijo para el deprimido, de fortaleza para el débil, y de conocimiento para el ignorante; está ya llegando y manifestándose. Brindemos pues ¡¡Por una nueva vida, una nueva causa y por un nuevo propósito. No paréis hasta conquistar un País Cántabru en cántabru.

Construye dentro de ti la aceptación de tu propia grandeza y sé una luz para los que vendrán después de ti. El futuro ya nos pertenece y lo estamos construyendo aquí y ahora. No paréis hasta que lo hayáis conquistado todo !!

Comentarios