domingo. 21.04.2024

Marionetas, guiñoles y títeres que hablan cántabru

Y es que no es lo mismo un títere que un guiñol, o que una marioneta, ya que el guiñol, por ejemplo, se manipula desde abajo introduciendo la mano dentro del muñeco.

Se ha celebrado hace pocos días el Día Mundial del Títere y de la Marioneta, y es por esto, y con esta excusa, por lo cual ahora hacemos aquí esta breve reflexión y análisis acerca de esta celebración y evento que muy bien podría servir para dar a conocer el cántabru a la sociedad en su conjunto.

Y es que no es lo mismo un títere que un guiñol, o que una marioneta, ya que el guiñol, por ejemplo, se manipula desde abajo introduciendo la mano dentro del muñeco. Éste, por ejemplo, tiene la cabeza estática, si bien puede mover los brazos. Unos guiñoles que habitualmente son las figuras típicas y populares que se enfundan en la mano, y que habitualmente todo el mundo conoce.

Las marionetas, por el contrario, están dotadas de brazos, cuerpo y piernas móviles, las cuales son accionadas por el marionetista, el cual se encuentra situado por encima o detrás de la figura, haciendo así mover las diferentes partes del muñeco a voluntad.

Los títeres englobarían a los dos tipos de muñecos. Es decir, podemos llamar títere indistintamente a las marionetas y/o a los guiñoles.

Y ahora que ya sabemos en qué se diferencian los unos de los otros podemos decir que lo correcto es hablar de títeres de hilo (marionetas), y de títeres de guante (guiñoles).

Decía no obstante (concretamente en 1965), y a modo de anécdota, el titiritero estadounidense William Britton Baird (1904-1987), más conocido como Bil Baird, que el títere es “una figura inanimada que cobra vida gracias al esfuerzo humano y lo hace ante un público”. Esta definición bien podría valer también para la marioneta y para el guiñol.

Impulsado por la Unión Internacional de la Marioneta (UNIMA), desde el año 2002, y cada 21 de Marzo, se celebra el Día Mundial del Títere y de la Marioneta, fecha en la que se busca generar acciones que permitan difundir, proteger y continuar renovando este arte escénico en sus muchas y muy distintas expresiones y variantes.

Y es que marionetas, guiñoles y títeres hacen por igual (sobre todo en los meses de Primavera y Verano) las delicias de un público (sobre todo de los más pequeños) que ven en estos objetos inanimados a los grandes personajes con los cuales los niños (y no tan niños) poder aprender, interactuar y reír.

El poder aprovechar los diferentes eventos que se puedan dar y realizar en Cantabria, como por ejemplo el Festival Internacional de Títeres (Bisóntere), de Santillana del Mar, bien podría servir para dar a conocer el cántabru a la sociedad en general de una manera diferente y siempre sin igual.

Con un poco de ilusión y de imaginación se podrían hacer diferentes y divertidos guiones y/o representaciones, también en cántabru, lo cual serviría para poder potenciar y reforzar a un nivel importante nuestra lengua de una manera muy significativa y elocuente.

Marionetas, guiñoles y títeres que hablan cántabru
Comentarios