jueves. 18.04.2024

L’alucha a favor d’unas pinsionis dinas

Quienes se dedican a estudiar la problemática de las pensiones públicas sí venían destacando desde hacía ya algún tiempo la posibilidad real de que se produjeran en un corto espacio este tipo de protestas y manifestaciones colectivas

Con origen en el término latino “jubilatio”, y al cántabru, “ritiru”, la palabra “jubilación” hace referencia al resultado de jubilarse: dejar de trabajar por razones de edad, y accediendo por lo tanto, y con ello, a una pensión. El concepto también permite nombrar el pago que percibe una persona cuando ella misma está ya jubilada y/o retirada de la actividad laboral.

Este artículo viene a propósito (ahora que empieza un nuevo año), porque hace aproximadamente cinco años la movilización social en favor de unas pensiones dignas y justas ha ido adquiriendo un cada vez mayor protagonismo y resonancia en las calles (y también en las redes sociales), lo cual ha servido para ir visibilizando poco a poco a un colectivo (llamado por los medios “el de los güelos”) que de un tiempo largo a esta parte reclama no perder y/o deteriorar su poder adquisitivo.

Un movimiento social, como lo es este de los pensionistas, siempre es una forma colectiva de acción

Sin embargo, y dado que las movilizaciones de pensionistas constituyen un fenómeno reciente, y hasta cierto punto inesperado (sin antecedentes ni episodios anteriores), el mismo no es posible poderlo documentar más amplia y específicamente, como tampoco el poderlo contrastar con otras fuentes y aconteceres de mayor prolongación y espacio en el tiempo, como ocurre, por ejemplo, con las luchas sindicales o las demandas a favor de derechos civiles y políticos. Tan solo cabe verificar si tales movilizaciones y llamadas merecen la consideración o el calificativo de “movimiento social” para el “establishment” y la cultura del momento.

Con todo, y sin ser previsible que estallase el conflicto (al tratarse de un colectivo disperso y sin trayectoria reivindicativa), quienes se dedican a estudiar la problemática de las pensiones públicas sí venían destacando desde hacía ya algún tiempo la posibilidad real de que se produjeran en un corto espacio este tipo de protestas y manifestaciones colectivas en defensa de una mejor y más efectiva gestión de las pensiones públicas, dado que las personas jubiladas desde hace ya bastante tiempo no terminan de sentirse “cómodas” con los representantes sindicales y políticos que ingenuamente pensaban podrían gestionar mejor (con éxito y con acierto) sus propuestas y reivindicaciones.

Y es que un movimiento social, como lo es este de los pensionistas, siempre es una forma colectiva de acción (reclamar pensiones dignas), por ello la existencia de una acción colectiva implica necesariamente, y siempre, la preexistencia previa de un conflicto (pérdida del poder adquisitivo de las pensiones en este caso) que es necesario el poder corregir y/o enmendar. Y es aquí y ahora cuando intervienen, o bien podrían intervenir con acierto, las personas o los colectivos que apoyan al cántabru: bien micrófono en mano reclamando unas “pinsionis dinas” (pensiones dignas), o bien a través de escritos a la prensa o en la televisión, empleando así y para ello el cántabru. O, por ejemplo, simple y llanamente, a través de una o muchas pancartas en las calles y en las plazas con textos de reivindicación también en cántabru.

Para recordarnos que los colectivos de pensionistas están activos y movilizados en Cantabria, a mediados del pasado mes de Diciembre la Coordinadora Cántabra de Pensionistas (Cordinaora Cántabra de Pinsionistas), recorrieron las calles de Cabezón de la Sal a través de una nueva iniciativa (que da continuidad a sus movilizaciones semanales de todos los Lunes), por medio de la cual se abre un nuevo calendario de reclamaciones en el que mes a mes irán recorriendo otros municipios, como Santoña, Castro Urdiales, Torrelavega, Camargo, Astillero... con el fin de cerrar (y como colofón de estas movilizaciones) una gran manifestación en Santander allá por el mes de Mayo.

Y es que, y como muy bien afirman los colectivos de pensionistas cántabros, con este esfuerzo a la hora de realizar movilizaciones lo que se pretende es concienciar a la sociedad para que “la defensa de todos los derechos sociales, y entre ellos las pensiones públicas, sean pronto una realidad entre la ciudadanía”. Así pues, desde la Coordinadora se hace un especial llamamiento a participar en las movilizaciones a la juventud y a los trabajadores de este país.

Tou’l muestru apoyu y el muestru ánimu-lí dendi equí

(Todo nuestro apoyo y nuestro ánimo desde aquí)

L’alucha a favor d’unas pinsionis dinas
Comentarios