viernes 27/5/22

Día Mundial de la Diversidad Cultural para el Diálogo y el Desarrollo

Se podría aprovechar esta conmemoración para convertir esta celebración es un principio de apertura al contacto entre culturas, y sin que ninguna de ellas presuponga ningún tipo de superioridad o mandato sobre la otra.

Un movimiento social nace y se manifiesta como una expresión viva de una sociedad que desea interpretar y mostrar a través de su presencia en las calles, y en el día a día, distintos puntos de vista y diferentes formas de interpretar una realidad.

La creación de movimientos sociales y reivindicativos en favor de la lengua cántabra, son y deben de ser expresiones sociales y transversales, movimientos dinámicos y no estáticos, que den a conocer su visión y su punto de vista general sobre un ámbito concreto y también específico que afecta a lo particular y a lo colectivo en el cual estos movimientos desarrollan su existencia y su devenir como agrupaciones y entidades con un fin concreto y determinado.

En un mundo cada vez más globalizado e impersonal, y más allá de todo individualismo, un movimiento social y reivindicativo, como en este caso lo puede ser uno que defienda la lengua cántabra, muestra precisamente el poder de un grupo que está unido por unos valores comunes y una lucha también común; que vemos cómo poco a poco va dando sus frutos y sus resultados a lo largo de los años a través del compromiso y el activismo social.

Es muy importante y necesario el que apoyamos y demos continuidad públicamente, y con acciones participativas, las reclamaciones que desde hace casi cinco décadas los colectivos y movimientos en favor de la lengua cántabra realizan en defensa y en pro de la dignificación y la soberanía de nuestra lengua.

El 29 de enero de 2019 se presentó públicamente en Bruselas (Bélgica) una iniciativa conformada por varias organizaciones y personalidades coordinadas por la asociación Europeístas con el fin de hacer festivo el 9 de Mayo en toda la Unión Europea.

Desde el movimiento cantabrista que está a favor de recuperar su lengua nacional, apostamos decididamente por una Europa identitaria, fuerte y unida en valores y principios. Apostamos por una Europa de los Pueblos y no por una Europa de las naciones-estado, tal y como estas ahora las conocemos y entendemos, pues ellas son ahora y más que nunca, instrumentos de dominio y control que se ejerce en contra de las libertades individuales y colectivas de los pueblos que no desean ser anulados y sumisos en las nuevas sociedades del consumismo occidental y globalizado que todo lo desea desvirtuar y adulterar, manipular y falsificar.

Creemos en los pueblos que libremente deciden ser autosuficientes e independientes, sin ningún tipo de control, dirección o intervención extranjera

Creemos en una Europa respetuosa y colaborativa, atenta y con principios, emprendedora y solidaria con los pueblos que luchan por ser y por existir. Creemos en los pueblos que libremente deciden ser autosuficientes e independientes, sin ningún tipo de control, dirección o intervención extranjera que menoscabe su más mínimo deseo para ser personas libres y emancipadas, a fin de ser con ello capaces de emprender con la inteligencia que su ser interno les marca, el camino que mejor y más adecuadamente desean que les represente.

A día de hoy los estados-nación de una buena parte de lo que hoy entendemos por Europa, en gran medida alientan la fragmentación y la vuelta al medievo, a la limosna y a la subvención. Por eso nos revolvemos contra las élites, las castas y los mercaderes de lo ajeno que entregan la soberanía de los pueblos y de las naciones al mejor postor, cometiendo sobre ellos toda clase de latrocinios y estafas, mentiras y pillajes. Pues es sabido que siempre sirven a los intereses ajenos que imposibilitan con su actuación la conversación pública y sosegada, juiciosa y tranquila, pacífica y respetuosa que nunca se debe dejar de practicar y ejercer, experimentar y ensayar en pro y en beneficio de lo que es comunal y social, personal e intransferible: nuestra libertad.

La diversidad cultural es un principio que actúa también como un valor de apertura y tolerancia entre diferentes etnias, lenguas, religiones, valores y cosmovisiones

A las celebraciones este mes de mayo del Día del Trabajo (1 de Mayo), y recientemente del Día de Europa (9 de Mayo), hay que añadir al calendario la fecha del Día Mundial de la Diversidad Cultural para el Diálogo y el Desarrollo (21 de Mayo), celebración que se celebra en todo el mundo, y que desde las organizaciones que pugnan por dar a conocer el cántabru se puede y podría hacer para que fuera esta jornada una fecha especial y conmemorativa en favor de dicho reconocimiento, pues la diversidad cultural (las muchas variedad de culturas que existen en la humanidad, las cuales se distinguen entre sí a través de un conjunto de expresiones que le son propias) es un principio que actúa también como un valor de apertura y tolerancia entre diferentes etnias, lenguas, religiones, valores y cosmovisiones. Es decir, que se podría aprovechar esta conmemoración para convertir esta celebración es un principio de apertura al contacto entre culturas, y sin que ninguna de ellas presuponga ningún tipo de superioridad o mandato sobre la otra.

La diversidad cultural es por lo tanto una consecuencia de los muchos procesos históricos, políticos, sociales y económicos que han estimulado diferentes respuestas de adaptación por parte de los pueblos. Dichos procesos se hacen más complejos cuando se dan encuentros entre culturas, lo que conlleva siempre algún tipo de transformación. En el año 2001 la UNESCO promovió la Declaración Universal sobre la Diversidad Cultural, lo que significa que amplía la posibilidad de crear políticas culturales nacionales e internacionales en esta materia, estableciendo el 21 de mayo como el Día Mundial de la Diversidad Cultural para el Diálogo y el Desarrollo.

En la actualidad la diversidad cultural es una realidad fácil de constatar en la mayoría de las sociedades por efecto de la globalización. Sin embargo, y aunque es cierto que en algunos países se expresa de una manera diferente y peculiar, esta especificidad es lo que precisamente hay que resaltar y ensalzar desde Cantabria a la hora de hacer visible el cántabru al conjunto de la sociedad.

Y es que la diversidad cultural se expresa en todos los elementos que permiten caracterizar a cada cultura de manera específica. Asimismo, se percibe desde el momento en que las diferentes culturas tienen conocimiento la una de la otra. Así las cosas, la diversidad cultural se expresa en elementos como: El idioma y los dialectos. La religión. El sistema de valores. La gastronomía. La literatura (oral o escrita). La vestimenta y el calzado. La música. Las artes plásticas. Las danzas y bailes. El sentido estético. La expresión corporal. La sexualidad. Los utensilios. La arquitectura. El deporte. Los juegos. Las fiestas. El orden político. El orden económico. La organización social. La distribución del trabajo.

La diversidad cultural, por lo tanto, es reconocida por la UNESCO como una fuente de “intercambios, innovación y creatividad”, la cual permite el desarrollo de la sociedad en su conjunto. Por ende, la diferencia adquiere una valoración positiva, y se opone a las pretensiones de constituir sociedades homogéneas, y hoy por hoy se ha demostrado la importancia de la diversidad cultural y su reconocimiento en tanto que: 1) Constituye un valor patrimonial de la humanidad. 2) Promueve el pluralismo cultural. 3) Es fuente de creatividad. 4) Estimula el desarrollo. 5) Está amparada por los derechos humanos. 6) Es un derecho cultural. 7) Permite que las diferentes culturas sean accesibles a todos. 8) Promueve la integración del sector público, el privado y la sociedad civil en materia de políticas culturales.

Por ende, la importancia de la diversidad cultural como principio reside en que fomenta el respeto por la persona que es diferente, y que no forma parte de la comunidad propia: otredad. Esto facilita el intercambio de conocimientos y de valores, tales como la tolerancia, la comprensión y la convivencia entre culturas.

Que este tipo de eventos y celebraciones sirvan para poner en valor nuestra lengua cántabra, siempre por encima de cualquier tipo de partidismos y preferencias, pasiones y predilecciones.

Por una rial y verdaera Uropa de los Pueblos, por una Uropa en Libertá. (Por una real y verdadera Europa de los Pueblos, por una Europa en Libertad).

Comentarios