jueves 2/12/21

26 de Septiembre: Día Europeo de las Lenguas

Sería adecuado, bueno y honroso que el Instituto Cervantes se decidiera de una vez por dar por finalizada su omisión, descuido, falta y negligencia a la hora de reconocer la realidad lingüística del cántabru. Porque... ¿Qué miedo le tiene el castellano al cántabru?

Decía Teresa Inmaculada Cuenca Cabañas, en "Los Orígenes de Europa" estas bellas palabras acerca de nuestra tierra europea: "En realidad, la Hélade (Grecia) no es el origen de Europa, la Hélade es Europa, y constituye uno de los más bellos capítulos del devenir de Europa. Porque la Hélade no surgió de la nada, no fue una creación en el vacío, sino que sus raíces se hunden en lo más profundo de la prehistoria europea; raíces que comparte con el resto de pueblos de este continente. Y son esas raíces las que, floreciendo de esa manera única, han dado forma a esa imagen que permanecerá ya por siempre en el espíritu de Europa".

La divulgación y el estudio de las lenguas de Europa, no es de ahora, sino que viene de muy atrás en el tiempo y en el espacio

Viene a colación este comienzo, pues los griegos antiguos eran grandes cultivados en el estudio y enseñanza de las lenguas que incorporaban a su vocabulario y enseñanza, tras sus conquistas militares. Por lo tanto, la utilización posterior del término Hélade se amplió, bien a todo el territorio de la Grecia europea, bien a todo el territorio habitado por griegos, bien a la totalidad de lo griego; incluyendo los aspectos intelectuales.

Un concepto éste que tiene una dimensión espacial difícil de delimitar, dada la extensión que alcanzó la civilización griega con las colonizaciones y con el imperio de Alejandro; el cual sería dividido a su muerte en diversos reinos helenísticos. No menos extenso es su alcance intelectual, ampliado posteriormente con la helenización de la Antigua Roma, que convirtió el arte y la cultura clásica en el fundamento de la civilización occidental.

Así pues, la divulgación y el estudio de las lenguas de Europa, no es de ahora, sino que viene de muy atrás en el tiempo y en el espacio; habiendo sido esta "costumbre", también imitada por otros pueblos de Europa a lo largo y ancho de su dilatada historia.

Y así llegamos (como por arte de magia) a la celebración cada año (y el día 26 de Septiembre en toda Europa), de la conmemoración del Día Europeo de las Lenguas por iniciativa de la Comisión Europea y del Consejo de Europa en Estrasburgo (Alsacia-Francia). Una iniciativa nacida en 2001 de la mano de la Comisión Europea y del Consejo de Europa, y que representa a 800 millones de ciudadanos de 47 países como homenaje a la diversidad lingüística de todo un continente con más de 230 lenguas propias, si bien algunas estadísticas afirman que hay más de 300 lenguas originales solo en la Europa Occidental.

El Día Europeo de las Lenguas trata principalmente de concienciar a los europeos de que la diversidad lingüística es un hecho enriquecedor, no entorpecedor, y que hablar al menos un idioma extranjero es esencial para lograr una mayor cooperación y entendimiento. La libre circulación de personas dentro de la Unión Europea, así como los impulsos por parte de los distintos gobiernos a la cooperación cultural, económica, científica, y de todo tipo; sin duda exige el conocimiento de otros idiomas.

En la Unión Europea existen actualmente 24 lenguas oficiales, sin embargo, hay en torno a 70 lenguas regionales o minoritarias más en la Europa Occidental, a las que luego hay que añadir muchos más idiomas que hablan personas procedentes de otras partes del mundo; y que en algunos casos esas otras lenguas (por ser cada vez más numerosas) no dejan de crecer.

Este día en Cantabria debería de ser, y de servir también, como día de reclamación y manifestación en pro y defensa de nuestra lengua singular

Las naciones miembros del Consejo de Europa animan a sus habitantes a aprender más lenguas a cualquier edad, dentro y fuera de la escuela, pues afirman convencidos de que la diversidad lingüística es una herramienta formidable para lograr una mayor comprensión intercultural, al tiempo que es un elemento clave en la rica herencia cultural de nuestro continente. Por lo tanto, el Consejo de Europa promueve el plurilingüismo en toda Europa.

Las organizaciones nacionales, las instituciones de la Unión Europea, la Red EUNIC (European Union National Institutes for Culture: Institutos Nacionales de Cultura de la Unión Europea), y el Consejo de Europa, colaboran en la creación de un programa variado de actividades para todas las edades, en el que participan numerosas instituciones y asociaciones con intereses culturales y lingüísticos; así como universidades y centros escolares.

Todo ello sirve para incluir cursos de idiomas, juegos, charlas, conferencias, programas de radio... a lo largo y ancho de Europa. No solo el mismo día 26 de Septiembre, sino también los días previos y los posteriores a esa fecha, a fin de concienciar a la población europea de la importancia que tienen las lenguas nacionales y/o regionales en el futuro y el devenir de Europa.

Estas son las palabras o la declaración del Secretario General del Consejo de Europa, Thorbjørn Jagland, en el año 2018 cuando afirmaba: "El entendimiento mutuo es la clave para beneficiarse de la rica diversidad cultural de Europa. La educación lingüística nos ayuda a conseguir este objetivo y a comprender otras culturas y formas de vida. El Día Europeo de las Lenguas, iniciado por el Consejo de Europa, se celebra cada año el 26 de septiembre, y brinda la oportunidad de celebrar el contexto lingüístico único de Europa, ya que sirve como impulso para que las personas de todas las edades y orígenes amplíen sus horizontes y descubran el valor añadido de poder comunicarse en otros idiomas".

"Los idiomas y la cultura van de la mano. Este año, que es el Año Europeo del Patrimonio Cultural, establecido por la UE, se están organizando cientos de eventos en todo el continente en escuelas, universidades e instituciones y asociaciones culturales, a fin de conmemorar el Día Europeo de las Lenguas; enviando así un poderoso mensaje de apertura hacia los demás. Mis mejores deseos para todos los que participen".

En este día tan señalado para los idiomas se celebran un sinfín de actos oficiales en todos los países, especialmente a través de sus universidades e institutos, actos dedicados a la promoción y a la enseñanza de sus idiomas en el extranjero; así como al fomento del aprendizaje de idiomas extranjeros entre sus ciudadanos. Por eso, este día en Cantabria debería de ser, y de servir también, como día de reclamación y manifestación en pro y defensa de nuestra lengua singular.

Sobre todo si sabemos que en la Unión Europea el 56% de sus ciudadanos habla otra otro idioma, y el 28% habla dos lenguas extranjeras. Poca cosa, si la comparamos con esas otras estadísticas que nos recuerdan, que esas más de 230 lenguas habladas en nuestro continente apenas representan un 3% del total a nivel mundial.

Algunos datos nos recuerdan que el alemán (hablado oficialmente en seis países) es la lengua materna más hablada (18%), seguida por el inglés y el italiano (ambas con un 13%), y el francés (12%). También sabemos que la ciudad de Londres (o su gran anillo con 9 millones de personas) es el lugar de Europa donde más diversidad multilingüe existe entre sus habitantes; pues se hablan de forma natural más de 350 idiomas. O que, por ejemplo, en Rusia (y dependiendo siempre del criterio utilizado) se hablan más de 200 lenguas.

Y ¡¡ojo al dato!! Sucede que el Instituto Cervantes, que como cada año participa con gran interés y despliegue de medios en dicha celebración, afirma a través de su página web a bombo y platillo: "El Instituto Cervantes, desde su sede en Madrid y en sus sedes en el mundo, se suma un año más a esta feliz iniciativa común e invita a todos a participar en esta celebración de la diversidad lingüística y cultural en Europa, que persigue subrayar la importancia de aprender lenguas, incrementar el conocimiento y la conciencia del valor de las lenguas; y motivar el aprendizaje continuo de las lenguas a lo largo de toda la vida".

Y concluye: "Proponemos una inmersión lingüística y cultural europea, gratuita y para todos los públicos, con motivo del Día Europeo de las Lenguas, con el fin de sensibilizar sobre la gran variedad de lenguas que caracteriza a Europa; fomentar la diversidad cultural y lingüística; y, sobre todo, animar a las personas de todas las edades a que aprendan idiomas, pues este aprendizaje favorece y enriquece la vida personal, social y económica de los ciudadanos y, por tanto, la de nuestros países".

Bueno sería que en Cantabria estas iniciativas también fueran tenidas en cuenta

Sería adecuado, bueno y honroso (porque se le ha comunicado por escrito y carta) que el Instituto Cervantes se decidiera de una vez (y ya para siempre) por dar por finalizada su omisión, descuido, falta y negligencia a la hora de reconocer la realidad lingüística del cántabru. Porque... ¿Qué miedo le tiene el castellano (la tercera lengua más hablada en el mundo después del chino y el inglés) al cántabru?

Por concluir con las estadísticas y las cifras, hay que decir que el chino, con todas sus variedades, manda en volumen a nivel mundial, mientras que el inglés es el más extendido por países y continentes; al tiempo que es el que en la actualidad más prestigio social posee y tiene en prácticamente todas las áreas del saber.

No estaría mal que organizaciones del estilo de la EUNIC (18 Rue Ravenstein, 1000. Bruxelles, Bélgica - Tel: +32 2 640 81 58) tuvieran conocimiento de que las instituciones culturales y políticas en España marginan y omiten una lengua singular y única llamada cántabru. ¿Qué tal si enviamos a esta institución, o, por ejemplo, a su presidenta, Gitte Zschoch ([email protected]), información relativa a nuestra lengua; a fin de hacerles partícipes de una realidad que seguro desconocen?

No en vano la EUNIC posee oficinas en más de 150 países, y a nivel local los miembros de la EUNIC se unen en más de 100 agrupaciones, en ciudades, regiones y países, para colaborar en proyectos y programas comunes; así como para promover el papel de la cultura en las relaciones internas y externas de la UE.

Esto es solo un ejemplo, pero seguro que hay más grupos, asociaciones, entidades y estamentos en donde se pueda dar a conocer el cántabru a un nivel internacional e institucional de una manera mucho más notoria por todo el amplio y extenso mundo.

Como iniciativa original y auténtica, los colegios e institutos de Cantabria podrían celebrar en tan celebrado día, la riqueza y la diversidad de las lenguas que podemos usar para expresar nuestros sentimientos, por ejemplo: eventos, talleres, charlas informativas, cursos, juegos, concursos... en cántabru; a fin de concienciar a nuestra población del mantenimiento de dar preponderancia y valor a un tesoro singular que es necesario cuidar y proteger.

Igualmente, y aprovechando esta celebración, el Gobierno Cántabro podría entregar Premios Anuales a la labor o a personas, instituciones o entidades que con su esfuerzo y dedicación realizan una labor continuada o de especial notoriedad e importancia en cualquiera de los ámbitos sociales, culturales, deportivos, artísticos, económicos, etc. y que a la postre suponen un destacado beneficio para la lengua cántabra. Teniendo especial consideración aquellas actividades destinadas a la dignificación, difusión, investigación, enseñanza, expresión literaria, etc. de esta lengua; y que sin duda constituye un modelo y un testimonio ejemplar para la sociedad cántabra en general.

Como mero apunte o noticia informativa, el Gobierno de Aragón (a través de la Dirección General de Política Lingüística), y en el año 2018, ha celebrado el Día Europeo de las Lenguas con la entrega del Premio Chuana Coscujuela. Y señala a través de su director general en Política Lingüística (José Ignacio López Susín), lo siguiente: "Desde hace cuatro años nos sumamos a todos los pueblos de Europa que reconocen su pluralidad y diversidad como una riqueza, como un patrimonio único a preservar y legar a las generaciones futuras. El plurilingüismo es lo normal en nuestra sociedad. En los 47 estados miembros del Consejo de Europa conviven 225 lenguas, por tanto, este día debe servirnos para fomentar el respeto y el cariño hacia ellas, y en especial, en nuestro caso para nuestras lenguas propias: (el catalán y el aragonés), y muy especialmente, hacia esta última por ser la única lengua que solo se habla en Aragón".

Y como también apunte final, podemos señalar el caso de Extremadura, donde desde Agosto de 2018, en San Martín de Trevejo (Cáceres), se celebra el I Día de las Lenguas de Extremadura, a fin de poner en valor el "patrimonio lingüístico" de esta tierra. El objetivo de los organizadores es convertir el Día de las Lenguas de Extremadura en un evento anual que se irá celebrando de manera itinerante en sucesivas ediciones en Serradilla, Olivenza, Valverde del Fresno, Caminomorisco, Cedillo, Eljas, Garrovillas, La Codosera o Herrera de Alcántara.

Durante esta jornada tienen lugar diferentes charlas, debates y presentaciones de proyectos con los que se pretende poner en valor el patrimonio lingüístico de Extremadura, conminando así a la Junta de Extremadura a cumplir con lo dispuesto en el Artículo 9 del Estatuto de Autonomía; cuando se habla de la "Protección de las modalidades lingüísticas propias", así como con lo establecido en la Carta Europea de las Lenguas Regionales o Minoritarias.

Bueno sería que en Cantabria estas iniciativas también fueran tenidas en cuenta. Mientras tanto, elevemos nuestros vasos y brindemos por el Día Europeo de las Lenguas, bebiendo por la belleza de la diversidad que nos une: ¡¡Nazdrave!! ¡¡Živjeli!!, ¡¡Na zdraví!!, ¡¡Skål!!, ¡¡Proost!!, ¡¡Cheers!!, ¡¡Tervist!!, ¡¡Kippis!!, ¡¡Santé!!, ¡¡Prosit!!, ¡¡Stin iyá su!!, ¡¡Kedves egészségére!!, ¡¡Sláinte!!, ¡¡Salute!!, ¡¡Uz veselību!!, ¡¡sveikatą!!, ¡¡Evviva!!, ¡¡Na zdrowie!!, ¡¡Viva!!, ¡¡Noroc!!, ¡¡Na zdravie!!, ¡¡Živijo!!, ¡¡Salud!!, ¡¡Skål!!, ¡¡Salú!! (en cántabru).

Comentarios