sábado 25/9/21
TURISMO

La Vía Verde del Pas, un tesoro por el interior

Vía Verde del Pas
Vía Verde del Pas

Uno de los puntos estratégicos que más visitantes y deportistas han recibido en los últimos años es la Vía Verde del Pas. La misma se puede recorrer tanto andando como en bicicleta. El primer tramo es un bucle cerrado que arranca frente a la antigua estación de Ontaneda. Tras avanzar durante un pequeño tramo a través de travesía urbana se llega a una intersección que informa de la entrada a la ruta en la que los vehículos a motor ya no pueden entrar. Se avanza hasta las calles de San Vicente de Toranzo y se llega frente a una industria maderera. 

El Circuito vuelve sobre sus propios pasos para ir hasta el Balneario de Alceda, el cual se debe bordear. Entonces se toma la troza original del ferrocarril hacia Santander, pudiendo disfrutar de un puente de hierro que atraviesa el río Pas. 

Dentro de su patrimonio artístico, destacan tres bienes de interés cultural con categoría de monumento

Al pasarlo se llega al andén del apeadero de San Martín y después la ruta sigue avanzando a través de la ladera derecha del valle y hasta Santiurde, en el sexto kilómetro de la misma. Dentro de su patrimonio artístico, destacan tres bienes de interés cultural con categoría de monumento: La iglesia de Santa Cecilia de Villasevil, que conserva un ábside románico, la Iglesia parroquial de La Asunción en Acereda y la Torre de Villegas en Villasevil.  Además, hay un Bien de Interés Local, el Santuario de Nuestra Señora del Soto, en Iruz.

En el pueblo se llega a un acueducto de antigua conducción de aguas y se ganan metros en paralelo a la carretera hasta Soto donde se avanza a la estación en un primer corte y en un segundo a La Penilla. Tras dejar atrás la iglesia se vuelve de nuevo a la Vía Verde. Avanzamos hacia La Penilla y baja hacia la orilla del río. Allí se puede ver un lavadero por el que parece que no ha pasado el tiempo y que es una zona de juego y descanso para grandes y pequeños. Al llegar al kilómetro 12 se ve la estación de Puente Viesgo, que conserva su edificio de viajeros y su reloj de andén. Se deja atrás la iglesia románica. En su paso por Puente Viesgo se encuentran tres áreas de descanso. Antes de llegar a Pomaluengo se debe cruzar la carretera N-634 y continuar a través de este municipio, pasando por la estación de tren. A partir de aquí la Vía Verde vuelve de nuevo a la carretera durante cerca de 300 metros antes de volver para continuar hasta La Penilla. Se continúa por el trazado del ferrocarril que se angosta entre la carretera y el río Pisueña hasta llegar a La Encina a través de una senda arbolada que pasa junto al antiguo molino Torrentero. Desde aquí se llega a Sarón.

Santa María de Cayón es un territorio rico en lo que a monumentos se refiere. Las iglesias parroquiales de la capital municipal (siglo XII), San Andrés (de la misma época), en Argomilla y dotada con sarcófagos de una necrópolis romana, y la ermita de San Miguel de Cerdeña, también románica (siglo XIII), son sus valores más apreciados.

PIÉLAGOS

Piélagos ha hecho una apuesta en firme por la movilidad sostenible en los últimos veranos. Por ello se lleva a cabo un recorrido guiado en bicicleta eléctrica de unas dos horas y media por la costa, desde la Oficina municipal de turismo hasta el Parque Natural de las Dunas de Liencres. Se busca fomentar la movilidad eléctrica compartida como medio de promoción turística. Una de las rutas que se proponen desde el municipio y que se pueden llevar a cabo en bicicleta sin grandes dificultades es la que parte desde el núcleo de Carandía al cual se puede llegar o bien en tren hasta Renedo y después andando, o si se dispone de coche se encuentra en la intersección entre la N-634 y la N-623 a nivel de los puntos kilométricos 523 y 130, respectivamente. 

La duración varía dependiendo del tiempo que nos detengamos en observar y disfrutar de los elementos de interés señalados, podemos estimar de seis a siete horas. Además, por supuesto, Oruña es un pueblo perfecto para andar en bicicleta y descubrir desde aquí algunos de los tesoros mejor guardados en Cantabria. Una visita obligada para los amantes del mountain bike.
 

Comentarios