jueves 2/12/21

La Guardia Civil ha instruido diligencias en calidad de investigado a un joven de 20 años como presunto autor de los delitos de conducción temeraria y desobediencia a los agentes, ya que no se detuvo cuando las patrullas estaban atendiendo un accidente de tráfico, sino que aceleró y huyó. Según ha informado el instituto armado, el siniestro tuvo lugar la tarde del pasado 23 de octubre, en el kilómetro 13,700 de la carretera autonómica CA-142 (El Astillero-Selaya), en el término municipal de Santa María de Cayón, donde se produjo una salida de vía de un turismo con heridos.

Al lugar se trasladaron varias patrullas de la Guardia Civil de Tráfico y servicios de rescate y emergencias. Cuando se estaba atendiendo a los heridos del accidente, un turismo se acercó al lugar a gran velocidad, por lo que los agentes le dieron el alto con el fin de evitar un nuevo siniestro. Pero el vehículo no redujo su marcha, sino que al paso de la patrulla que estaba regulando el tráfico el conductor aceleró, obligando a los agentes a apartarse bruscamente para evitar ser atropellados y poniendo en riesgo a los efectivos de emergencias.

Se puso en marcha entonces una investigación para localizar al conductor, que resultó ser un joven de 20 años al que se le instruyen diligencias en calidad de investigado por conducción temeraria y desobediencia a los agentes de la autoridad en el ejercicio de sus funciones.

Comentarios