viernes. 19.04.2024

El vandalismo se ha llevado, por desgracia, el protagonismo esta mañana en Vega de Villafufre ante el asombro de los ciudadanos de la pequeña localidad. Los vecinos se acostaban ayer miércoles con cajero automático en el pueblo y se han despertado este Jueves Santo ya sin él. 

Vega de Villafufre ha amanecido con el cajero automático del Banco Santander recientemente instalado destrozado, dejando imágenes que están corriendo como la pólvora en la zona y por las redes sociales. Como se puede ver en el grupo público de Facebook “Escuelas Pérez Venero, Santibañez de Carriedo”, donde han denunciado y condenado los hechos, los actos vandálicos han acabado con la instalación totalmente destruida.

El cajero rural instalado hace apenas dos meses en la localidad de Vega de Villafufre, perteneciente al municipio de Villafufre, ha sido robado en la madrugada y el antiguo local de Correos en el que se encontraba ha quedado totalmente derruido. La Guardia Civil está investigando lo sucedido.

El cajero había sido instalado recientemente ya que la mayoría de los habitantes de la zona son personas mayores que se desenvuelven con dinero en efectivo y estaban limitadas por la ausencia de cajeros al depender de algún familiar o desplazarse hasta Selaya o Puente Viesgo para disponer de dinero.

Según ha relatado el alcalde, José Luis Cobo, a Europa Press, el robo se produjo sobre las 4:00 o 5:00 de la madrugada y, según parece, se usó para extraer el cajero un tractor con una pala, unas maniobras con las que el edificio, que había sido rehabilitado por el Ayuntamiento para poder instalar ahí el dispensador de dinero, ha quedado totalmente derruido.

Cobo ha reconocido que lo ocurrido ha sido "un palo" tanto por el robo en sí, como por lo que había costado, en tiempo y dinero, el poder rehabilitar el antiguo caseto de Correos y lograr instalar el cajero, que era del Banco Santander.

Cobo ha explicado que los vecinos estaban "muy contentos" con la instalación del cajero porque suponía que no había que salir del pueblo y trasladarse varios kilómetros hasta Villacarriedo o Selaya para poder sacar dinero. Además del tiempo y las gestiones que habían conseguido lograr contar con este cajero, el Ayuntamiento había invertido unos 7.000 euros en acondicionar el antiguo local de Correos para instalar el cajero, un desembolso importante para un pequeño Consistorio que tiene anualmente unas inversiones de unos 25.000 euros. La intención, antes de lo sucedido, era llevar a cabo unas mejoras para proteger de la lluvia a la gente que iba a sacar dinero.

Ahora la idea es volver a instalarlo. Pero antes habrá que retirar todos los escombros del edificio, volverlo a acondicionar y colocar allí otro cajero, garantizando las condiciones para que sucesos como el ocurrido no se vuelvan a repetir. El alcalde también confía en que se detenga al autor o autores del robo.

Destrozan el cajero automático instalado recientemente en Vega de Villafufre
Comentarios