lunes. 22.04.2024

Las calles de Noja volverán a vestirse de época un año más para conmemorar el Privilegio de Vara del 10 al 12 de marzo. Y como en ediciones anteriores, el principal evento será la recreación de la concesión de la merced de la vara que hizo el rey Felipe IV en 1644.

Para esta cita, la Villa ha organizado una serie de actividades que arrancarán el viernes por la tarde con un mercado de época que permanecerá abierto hasta el domingo por la mañana. La jornada del día 10 finalizará con una cena en honor al Rey en la Plaza de la Villa, donde posteriormente tendrá lugar un concierto.

La recreación del Privilegio de Vara, que forma parte de la Asociación Española de Fiestas y Recreaciones Históricas, arrancará el sábado 11 a las 12:30 horas con un desfile de la comitiva real que terminará a las 13:00 horas con la concesión de la merced de la vara en la Plaza de la Villa. Tras esto, a mediodía se celebrará un asado popular, que se repetirá por la noche. El sábado terminará con un espectáculo de fuego, un torneo de caballeros y un espectáculo de luces y sonido. A todo esto se suman durante todo el fin de semana juegos infantiles, microteatro, exposición sobre el Privilegio de Vara y animación callejera, todo ellos relacionado con el siglo XVII.

El alcalde, Miguel Ángel Ruiz Lavín, ha destacado la “importancia de esta celebración” que cada año reúne a miles de personas en el municipio, ya que “está vinculada con nuestra forma de ser y los orígenes de nuestra Villa”. En este sentido, ha subrayado la “implicación de los vecinos en este evento”, formando parte de los desfiles y la recreación, recuperando de este modo la “memoria colectiva del municipio y honrando a aquellos que trabajaron para lograr la independencia y el autogobierno de Noja”.

Por su parte, el concejal de Festejos, Adrián Torre, ha incidido en el “carácter transversal de las actividades programadas”, dirigidas tanto a adultos como a los más pequeños para que “compartan la historia del municipio”, puedan “aprender un poco más sobre nuestro pasado y conocer la Villa desde una perspectiva diferente”.

El lugar de Noja, que es como así se llamaba en el siglo XVII, solicitó al rey Felipe IV el poder de nombrar a sus propios alcaldes entre sus vecinos para que no mandase en ellos los alcaldes de Siete Villas, porque, como no eran nojeños, aprovechaban cualquier oportunidad para sancionar o multar las faltas más tontas que cometían y, de esta forma, recaudar dinero.

El 9 de marzo de 1644, Felipe IV concedió a este pueblo la merced de la vara, el llamado ‘Privilegio de Vara o de villazgo’ (por la vara del alcalde y por la categoría de villa). A partir de entonces pudo llevar las riendas de su propio gobierno, sin depender de la Junta de Siete Villas.
 

La recreación del Privilegio de Vara regresa acompañada por desfiles, actuaciones,...
Comentarios