miércoles. 28.09.2022

El Ayuntamiento de Noja ha impulsado, en colaboración con el Gobierno de Cantabria, que ha financiado el proyecto, la recuperación de los valores naturales de la emblemática zona de acantilados de Punta de la Mesa, en la costa nojeña, a través de una zonificación de usos y una restauración ambiental.

En octubre de 2019 comenzaron en esta zona una serie de trabajos enfocados en detener el progresivo deterioro  y recuperar sus excepcionales valores naturales.. En Punta de la Mesa se encuentran  hábitats de gran valor natural como son dunas blancas y grises, brezales costeros o encinares costeros. En este sentido destaca el campo dunar colgado sobre acantilado, uno de los pocos existentes en toda la cornisa atlántica.

Como ha recordado el concejal de Medio Ambiente, Javier Martín, esta zona está incluida en el Parque Natural de las Marismas de Santoña, Victoria y Joyel, además de “estar amparada por la RedNatura2000”, figura de protección ambiental de ámbito europeo. Según ha explicado, las actuaciones buscan en todo momento que el sistema dunar y su ecosistema “mejoren considerablemente su estado”, además de generar una concienciación medioambiental entre la ciudadanía para que se respeten la red de senderos creada y evitar así la “consecuente erosión”.

Por su parte, el alcalde de la Villa, Miguel Ángel Ruiz Lavín, ha agradecido la financiación del Ejecutivo autonómico a través de la Orden del 17 de mayo de 2018. Esto ha permitido que “las dos administraciones podamos seguir trabajando en la conservación de nuestro entorno incomparable, manteniendo su riqueza y su biodiversidad”. A este respecto, ha reiterado la “apuesta de este equipo de gobierno por preservar y potenciar nuestros recursos naturales”, logrando un “equilibrio entre el atractivo que supone para vecinos y visitantes y la protección medioambiental”.

RECUPERACIÓN Y CONSERVACIÓN

El motivo de este proyecto de recuperación y conservación está en que este entorno situado entre las playas de Ris y Trengandin es habitualmente frecuentado por vecinos y veraneantes debido a su cercanía al núcleo urbano y su belleza paisajística. Por ello, Punta de la Mesa ha venido sufriendo en los últimos años un progresivo deterioro que amenazaba tanto al uso público como a los valiosos hábitats allí presentes, algunos de ellos pertenecientes a la Directiva Hábitats. 

La perdida de vegetación ha aumentado con el tiempo el riesgo de la total desaparición de este ecosistema. Los brezales costeros, otro hábitat especialmente delicado, sufrían una gran presión por la innumerable cantidad de senderos que habían proliferado en la zona.  A esto se suma la presencia de especies exóticas invasoras como el plumero o la uña de gato.

Por ello, el proyecto ejecutado ha trabajado en cuatro ámbitos. Para la ordenación del uso público se llevó a cabo un reconocimiento mediante cartografía aérea  y en base a esta se ha trazado una red de senderos balizados con 900 estacas de madera de más de 4 kilómetros de longitud, recorriendo toda Punta de la Mesa y compaginando el uso público y la protección ambiental.

También se han restaurado las comunidades de plantas dunares con la plantación de  90.000 ejemplares de estas especies y la colocación de 366 metros lineales de captadores de arena, además del cierre de varios caminos secundarios para evitar la erosión. Además, se ha eliminado también una superficie de 1.325 metros cuadrados de vegetación invasora.

Por último, con el objetivo de mejorar el conocimiento y percepción social de Punta de la Mesa, se han instalado 3 paneles informativos sobre los hábitats y las aves de la zona. Además, se han colocado a lo largo de toda la zona de actuación 15 señales de 25x30 centímetros pidiendo a la ciudadanía el cuidado del valioso entorno en el que se encuentran. Complementariamente se ha llevado a cabo una campaña de educación ambiental y sensibilización con 60 alumnos del CEIP Palacio de Noja.

Las obras de recuperación han sido llevadas a cabo por la empresa Avanza Ingeniería bajo la dirección técnica de la delegación de Cantabria de SEO/Birdlife, y su coste ha ascendido a 25.000 euros.

Comentarios