miércoles 26/1/22

La campaña de anillamiento científico llevada a cabo en la marisma Victoria por SEO/BirdLife, en colaboración con el Ayuntamiento de Noja, ha finalizado con un total de 543 aves de veintiocho especies distintas, entre las que destacan los mosquiteros, petirrojos y curruca.

Este programa se ha dividido en dos periodos, uno durante la reproducción, en los meses de mayo, junio y julio, y el otro durante la migración postnupcial, en agosto, septiembre y octubre. Concretamente, se han realizado un total de 22 jornadas de anillamiento que ha contado con  la participación de una treintena de voluntarios.

El concejal de Medio Ambiente, Javier Martín, ha expresado su “satisfacción” por los resultados obtenidos en esta iniciativa, y ha agradecido a SEO/BirdLife el “intenso” programa de actividades que lleva a cabo a lo largo del año en la localidad nojeña gracias al convenio de colaboración firmado entre ambos organismos para la conservación, investigación y educación ambiental de la RedNatura2000 del municipio. 

Así, Martín ha destacado las jornadas con los escolares para la eliminación de especies vegetales invasoras y recuperación de los sistemas dunares, los diferentes cursos y actividades celebrados en el Molino de las Aves y “el asesoramiento y apoyo a las iniciativas que desde el Consistorio se realizan para conservar y promocionar su patrimonio natural”.

Por su parte, el alcalde, Miguel Ángel Ruiz Lavín, ha vuelto a subrayar el “valor medioambiental” y la “inmejorable situación” de la marisma Victoria, que “ocupa un lugar estratégico en la ruta migratoria que cada año conduce a millones de aves acuáticas hasta sus cuarteles de invierno en el sur de Europa y África”.

Asimismo, el delegado de SEO/BirdLife en Cantabria, Felipe González, ha destacado que “los datos obtenidos no sólo nos proporcionan información de gran interés, cómo la fecha de su anillamiento, posibles rutas migratorias o el tiempo que han empleado en recorrer esas distancias,  sino que además nos informa del estado de salud de la marisma Victoria, ya que las aves que llegan a la marisma pasan tiempo alimentándose de insectos para poder seguir su ruta hacia África”.

Para Fernando Pinto, responsable del programa de anillamiento científico de SEO/BirdLife en Noja, “los resultados de la campaña a partir de agosto han sido muy notables y los datos obtenidos han puesto de manifiesto la importancia de este humedal costero como zona de parada y repostaje para las pequeñas aves migratorias, que encuentran en el extenso carrizal mucho alimento en forma de insectos.

La primera parte de la campaña de anillamiento tenía como objetivo conocer la comunidad de aves que utilizan el carrizal de la marisma como zona de reproducción. Así, en este primer periodo, los resultados han sido menores y se anillaron 40 aves de 7 especies, destacando el carricero común, el ruiseñor bastardo o el zarcero políglota, especies típicas de los carrizales y que tienen en la marisma Victoria un importante lugar de reproducción.

La segunda parte de la campaña comenzó a mediados de agosto y su objetivo era cuantificar y conocer qué aves utilizan la marisma como lugar de paso y descanso en su ruta migratoria. En este periodo se emplearon 19 jornadas con una periodicidad quincenal entre agosto y octubre, y se anillaron 514 aves de 28 especies, destacando por su abundancia el mosquitero musical, con 159 aves anilladas; el  petirrojo, con 55; el mosquitero común, con 50; la curruca capirotada, con 48, y el carricero común, con 47.

Comentarios