sábado 21/5/22

La estación de anillamiento de SEO/BirdLife en la Marisma Victoria, que comenzó su andadura en el 2018, tiene como objetivo conocer el papel de este humedal en la conservación de las aves migratorias. Desde entonces, su labor no ha cesado, centrándose sus esfuerzos en los pasos migratorios de otoño y primavera.

En el año 2021 y en el marco del proyecto ‘Noja con la RedNatura 2000’ que promueven el Ayuntamiento de Noja y SEO/BirdLife, se ha continuado con el trabajo de la estación de anillamiento, con base en el Molino de las Aves, sumando a lo largo del pasado año 40 jornadas de anillamiento según la metodología establecida por el Centro de Migración de Aves de SEO/BirdLife.

En total, la estación de anillamiento científico de la Marisma Victoria de Noja ha anillado 1.151 aves de 40 especies en 2021, lo que eleva el total de aves anilladas en el periodo 2018-2021 a 4.186 aves.

Como ha explicado el alcalde de Noja, Miguel Ángel Ruiz Lavín, este proyecto “está permitiendo conocer mucho mejor nuestro ecosistema y la riqueza de la marisma”, pero también “el comportamiento de miles de aves que cada año paran en nuestra Villa procedentes de Europa y con destino a tierras más cálidas”.

Por ello, ha avanzado que el Ayuntamiento “va a apoyar y promover siempre iniciativas que no solo permitan mejorar el medio ambiente, sino involucrar a la sociedad para educar en el respeto y el cuidado a la flora y la fauna que nos acompaña día a día”.

Y es que, como ha recordado el concejal de Medio Ambiente, Javier Martín, el programa de anillamiento ha contado con la participación de 70 voluntarios a lo largo de las 40 jornadas, una colaboración que “ha sido de gran ayuda para los profesionales”, tanto a la hora de “instalar las redes como en la recogida de los datos que se toman de cada ave”.

“El anillamiento de estas aves nos está permitiendo conocer más de cerca las rutas migratorias y la importancia de los humedales nojeños en la conservación de las aves migratorias”, ha añadido.

ESFUERZO CONTINUO

La campaña de anillamiento se divide en 4 periodos. La primera parte de la campaña de anillamiento tiene como objetivo conocer la comunidad de aves que utilizan el carrizal de la marisma como zona de invernada. En este primer periodo, entre enero y marzo, se anillaron 22 aves de 9 especies, destacando el mosquitero común, la curruca capirotada o el petirrojo.

La segunda parte de la campaña de anillamiento se centró en el seguimiento de la migración prenupcial, entre finales de marzo y finales de mayo, cuyo objetivo era cuantificar y conocer que aves utilizan la Marisma Victoria como lugar de paso y descanso en su ruta migratoria. En este periodo se anillaron 132 aves de 21 especies, destacando por su abundancia  de nuevo el mosquitero común, la curruca capirotada y el mosquitero musical.

El tercer periodo de anillamiento, que se desarrolla en junio, se centró en conocer la comunidad de aves reproductoras y se anillaron 75 aves de 12 especies.

El cuarto periodo de estudio, con una duración más larga, corresponde a la migración postnupcial, muy llamativa en este humedal nojeño. Comenzó en la segunda quincena de agosto y finalizó a principios de octubre, con un total de 922 aves anilladas de 33 especies.

De las 40 especies de aves registradas, cinco componen el 63% (721) de las 1.151 aves anilladas en total. A la cabeza se encuentra el mosquitero musical (215), seguido de la golondrina común (154), papamoscas cerrojillo (144), curruca capirotada (107) y el carricero común (102).

RECUPERACIONES INTERNACIONALES

Uno de los objetivos de este programa de anillamiento es conocer más de cerca las aves que utilizan los humedales nojeños y la importancia de estas marismas en la conservación de las aves migratorias. En este sentido, uno de los datos más destacados de estas campañas de anillamiento es la del control de aves portadoras de anillas extranjeras.

Desde el inicio de la campaña de anillamiento en 2018 se han controlado 10 aves. En 2021 concretamente se han recuperado 2 carriceros comunes de Bélgica y 1 papamoscas cerrojillo anillado en Francia, que se suman a las aves controladas de otros países como Noruega o Gran Bretaña.

Los datos obtenidos en el programa de anillamiento no sólo nos proporcionan información de gran interés cómo la fecha de su anillamiento, posibles rutas migratorias o el tiempo que han empleado en recorrer esas distancias, sino que además nos dicen sobre el estado de salud de la Marisma Victoria, ya que las aves que llegan a la marisma pasan tiempo alimentándose de insectos para poder seguir su ruta hacia África.

En 2022 sigue la actividad de esta estación de anillamiento que durante esta primavera ya ha iniciado la campaña de estudio de la migración primaveral. Todas las personas interesadas en participar pueden contactar con la delegación territorial de SEO/BirdLife en Cantabria a través de su email [email protected]

Comentarios