jueves. 22.02.2024

La Plataforma Salvar Torrelavega de una ZBE Ruinosa considera que la implantación de la Zona de Bajas Emisiones (ZBE) en la ciudad coincidiendo con los trabajos del soterramiento de las vías de tren supondrá "la tormenta perfecta" que "le dé la puntilla a muchos comercios minoristas", pero también a otros colectivos como hosteleros, autónomos o profesionales liberales.

A su juicio, esta situación se produciría si se aplican restricciones al paso de vehículos ligeros por las calles del centro de Torrelavega pero, en cambio, se permiten "miles de viajes de pesados y sucios camiones cargados de tierra y barro por la ciudad cada mes", necesarios para ejecutar las obras del soterramiento.

Además, añade que el panorama se complicaría por el paso de "decenas" de autobuses que deberán hacer parada en Torrelavega para trasladar a los "cerca de 500 pasajeros diarios" entre las estaciones ferroviarias de Puente San Miguel y Barreda, ya que el tren que no tendrá parada en el centro de la ciudad durante las obras del soterramiento.

En este sentido, apunta que, en la actualidad, unos 130 trenes cruzan la estación de Torrelavega, 90 de ellos en dirección a Santander y el resto a Cabezón de la Sal.

El portavoz de la Plataforma, Ángel Herreros, ha resaltado en un comunicado que con la implantación de la ZBE "el comercio de Torrelavega nos jugamos el futuro" ya que, en función de la alternativa que se elija desde el Ayuntamiento, podría servir para "alejar a los clientes de los establecimientos" con la consiguiente "pérdida drástica" de facturación, lo que conduciría a cierres, un incremento del paro "y pobreza para el municipio".

Y ha recordado que en la actualidad un 30% de los locales comerciales del centro de Torrelavega están cerrados, situación que cree que se podría agravar con una ZBE muy amplia o mal planificada.

Según los datos recabados por la Plataforma, la implantación de la ZBE al área comercial urbana de Torrelavega provocaría "un efecto barrera" para entre el 65% y el 70% de los clientes habituales, además de fomentar la fuga a centros comerciales del entorno, la compra online o la marcha a Santander, que dispone de más de 20 parking.

Ante esta situación, la Plataforma ha elaborado durante los últimos meses dos alternativas para la implantación de la ZBE, que según Herreros son "menos lesivas" y con menor coste para las arcas municipales y para el sector comercial de la ciudad, "todas ellas cumpliendo la ley y sin perder los 3,5 millones de euros de fondos europeos".

Estas propuestas, que abarcarían entre 70.000 y 100.000 metros cuadrados -el Ayuntamiento aboga por una ZBE de 200.000-, se desarrollarían partiendo de la actual zona peatonal de Torrelavega con "mínimas" incorporaciones de calles en el entorno, con la limitación de la velocidad a 20 kilómetros por hora para calmar el tráfico rodado, aplicando controles mediante cámaras y bolardos y no limitando el paso de vehículos por las calles Francisco Díaz, Joaquín Hoyos y Ruiz Tagle, "verdaderas arterias de esa zona de bajas emisiones".

La Plataforma ha lamentado las propuestas presentadas al Ayuntamiento y "no atendidas", entre ellas realizar un informe de impacto socio económico previo a la implantación de la ZBE o retrasar su puesta en marcha hasta no disponer de la comarcalización del Torrebus y hasta el inicio de las obras del aparcamiento disuasorio de La Carmencita.

La Zona de Bajas Emisiones y el soterramiento serán "la puntilla" para el comercio local
Comentarios