jueves. 13.06.2024

Las obras de la nueva carretera entre Viveda (Santillana del Mar) y Duález (Torrelavega) han dado comienzo, este jueves, con un plazo de ejecución próximo a los dos años y con el objetivo de mejorar el tráfico rodado, especialmente en el núcleo de Barreda, así como la movilidad peatonal y ciclista. Esta actuación supondrá una inversión de siete millones de euros por parte del Gobierno de Cantabria y es la primera fase de una intervención más amplia que posteriormente tendrá continuidad hasta Ganzo, proyecto en el que trabaja ya la Consejería de Obras Públicas.

En el acto de inicio de las obras han estado el presidente cántabro, Miguel Ángel Revilla; los consejeros de Obras Públicas, José Luis Gochicoa, y de Industria, Javier López Marcano; los alcaldes de Torrelavega, Javier López Estrada, y de Santillana del Mar, Ángel Rodríguez Uzquiza; concejales de las respectivas corporaciones locales y representantes de las asociaciones vecinales.

Todos ellos han destacado la importancia de esta obra que supondrá un "desahogo" para la circulación en el conjunto de la comarca del Besaya y, en concreto, en el acceso a Torrelavega, poniendo fin al "tráfico tan terrible" y a las habituales retenciones en la travesía de Barreda. Según han dicho, esta infraestructura va a servir para articular mejor las comunicaciones en el nudo entre Torrelavega, Santillana del Mar y Suances, así como el tránsito de peatones y bicicletas con la inclusión de un carril mixto que reordenará el conjunto de itinerarios existentes en la zona.

Revilla ha indicado que el Gobierno trabaja ya en las cuentas del próximo año y ha avanzado que se elaborará un presupuesto "expansivo" para impulsar el crecimiento económico. "No paramos de hacer obras en todos los lugares, hay un montón de proyectos en marcha y las empresas nos pasan información de que tiene proyectos importantes de inversión para el año que viene", ha señalado.

Al hilo, ha opinado que hay que "hacer abstracción del cúmulo de noticias negativas que nos llegan a diario" y trabajar "como si no pasara nada", con "la misma ilusión" por "hacer cosas por Cantabria. Por su parte, Gochicoa ha señalado que esta carretera que hoy empieza a construirse será un "revulsivo" para la comarca y dará una solución definitiva a los problemas de tráfico en Barreda. "Este es el futuro de la comarca del Besaya para tener unas comunicaciones que sean de verdad del siglo XXI", ha apuntado.

En la misma línea, López Marcano ha calificado la actuación como el "obrón de la legislatura", tanto por la inversión como por la trascendencia de la misma en términos de movilidad.

Finalmente, los alcaldes de Torrelavega y Santillana han agradecido el esfuerzo del Gobierno cántabro para atender una demanda histórica de toda la comarca. Además, López Estrada ha hecho mención a otros proyectos de alcance impulsados por el Ejecutivo en la capital del Besaya, como la remodelación del Palacio Municipal, el soterramiento de las vías del tren, el conservatorio, el concurso Europan para la reforma del Mercado de Ganados o los proyectos industriales en Las Excavadas y en la Hilera, entre otros.

LA CARRETERA

La construcción de este nuevo vial, de 2,2 kilómetros de longitud, ofrecerá una alternativa entre Viveda y Duález y permitirá descongestionar el tráfico que actualmente soporta la travesía de Barreda, en la carretera nacional N-611, donde se originan constantes retenciones a lo largo de todo el año, especialmente en época estival.

La alternativa elegida se divide en dos tramos. El primero parte de la carretera CA-131, en Viveda, y aprovecha el trazado del antiguo ferrocarril paralelo al río Saja hasta llegar a la parte norte de las instalaciones de Sniace, donde se construirá una rotonda para resolver el acceso al núcleo de Duález.

El segundo tramo discurrirá a través de las instalaciones del complejo industrial hasta una nueva glorieta que recibirá el tráfico procedente de Torrelavega y de la A-8, situada entre el acceso a la fábrica y el complejo deportivo Óscar Freire, por donde continuará en paralelo hasta enlazar con el Puente de los Italianos y conectar con la N-634 en Barreda.

La carretera estará dotada de dos carriles de 3,5 metros de anchura, arcenes y sobreanchos en determinadas curvas. Asimismo, contará con un itinerario mixto peatonal-ciclable de 3 metros de ancho en la margen izquierda y acera de 2 metros en la margen derecha para garantizar la seguridad de viandantes y ciclistas. Las obras serán ejecutadas por la empresa SIEC.

La nueva carretera entre Viveda y Duález estará lista en dos años
Comentarios