sábado. 15.06.2024

La Comisión de Urbanismo y Movilidad del Ayuntamiento de Torrelavega ha aprobado este jueves, con el apoyo de todos los grupos excepto PP y Vox, la delimitación de la Zona de Bajas Emisiones (ZBE) del municipio y ahora deberá ser ratificada por el Pleno.

Se trata de una propuesta realizada conforme al 'Estudio y propuesta de delimitación de la zona de bajas emisiones (ZBE) de la ciudad de Torrelavega' elaborado por la empresa Desarrollo, Organización y Movilidad, S.A., que plantea un perímetro limitado por las calles La Llama; Julián Ceballos; José María Pereda, y Julián Urbina, que quedan fuera de este área y, por tanto, estarán libres de restricciones.

La concejal de Urbanismo y Movilidad, Jezabel Tazón, ha explicado que el Ayuntamiento de Torrelavega, al igual que el resto de municipios españoles de más de 50.000 habitantes, está "obligado legalmente" a implantar estas zonas de bajas emisiones en cumplimiento de los requerimientos del Real Decreto 1052/2022, de 27 de diciembre, que regula las ZBE.

Ha señalado que la propuesta presentada por el equipo de Gobierno es una delimitación de "consenso máximo", habiéndose realizado reuniones con la empresa, grupos políticos y también con diferentes colectivos. Y es que, según ha subrayado la edil, el objetivo es aprobar una delimitación de "consenso".

Tras su aprobación por parte de la Comisión, el dictamen deberá ser ratificado por el Pleno de la Corporación, a continuación se procederá a su puesta en marcha, con una fase de prueba, y un seguimiento y análisis posterior. Tazón ha querido transmitir un mensaje de "tranquilidad" a los vecinos que viven en la zona afectada y ha indicado que podrán "seguir entrando y saliendo con sus coches igual que lo hacen ahora", y ha insistido en que la Zona de Bajas Emisiones no son calles peatonales sino calles en las que se regula el acceso en función de las emisiones del vehículo con el objetivo principal de la mejora de la calidad del aire.

MESA DE MOVILIDAD

Por su parte, la Mesa de Movilidad del Besaya ha calificado de "claramente insuficiente e inútil" la delimitación de la Zona de Bajas Emisiones (ZBE) de Torrelavega aprobada este jueves, cuyo tamaño ha tildado de "liliputiense", pues en su opinión no logrará proteger a la población vulnerable y reducir el tráfico y la contaminación en las zonas más saturadas del centro.

Para el colectivo, el perímetro propuesto sólo beneficia a "una pequeña parte" del casco antiguo de la ciudad, zona en la que "apenas vive el 11% de la población (5.000 habitantes)" y que está llena de plazas y zonas peatonales en las que no se permite la circulación de vehículos. En este sentido, destaca que, según mediciones del equipo redactor del Plan de Movilidad, los viales del perímetro propuesto registran "alrededor de 4.000 vehículos diarios".

"Los problemas de saturación de vehículos se hayan por tanto fuera del sector propuesto, en calles del centro como José María Pereda y La Llama (14.000 vehículos diarios) o Teodoro Calderón (11.000 vehículos diarios), arterias que se verán sobrecargadas como consecuencia de la puesta en marcha de la ZBE", explica en un comunicado.

Tras señalar que el objetivo principal de estas zonas es "proteger la salud de la población", en especial de la más vulnerable, como escolares, ancianos y personas con diversidad funcional, asegura que "no se beneficia" de esta medida "ninguno" de los centros educativos públicos y privados de todos los niveles de enseñanza, ni de los centros sanitarios de la ciudad, ni de los geriátricos. Tampoco se benefician, según dice, los centros para personas con discapacidad, como el colegio Fernando Arce o la residencia de personas adultas.

Además, la Mesa del Besaya argumenta que el propio estudio aprobado reconoce que "se superan" los umbrales de ruido tolerables marcados por la Organización Mundial de la Salud en las "pocas" calles del centro analizadas y se pregunta por qué no se ha medido este dato en las más atascadas.

Por todo ello, y aunque "vamos tarde" y esta ZBE es de "mero trámite", ya que la ley preveía su implantación en ciudades de más de 50.000 habitantes antes de 2023, propone fijar un calendario para su ampliación "con horizonte enero de 2024 y perímetro el Bulevar Ronda", porque es fácilmente identificable por la ciudadanía, protege a "más del 70%" de la población de Torrelavega e incluye numerosos centros educativos, geriátricos, sanitarios y para personas con discapacidad.

Por último, la Mesa de Movilidad lamenta "la ocasión perdida para los vecinos", ya que "lo que podía haberse presentado como un gran avance en salud y movilidad, se queda en una propuesta ineficaz y de mínimos".

La Llama, Julián Ceballos, José María Pereda y Julián Urbina limitarán la Zona de Bajas...
Comentarios