miércoles 26/1/22

Con la llegada del verano el sol, el calor y el tiempo de descanso se vuelven protagonistas. Pero con ellos llegan también todo tipo de estafas que pueden dar al traste con nuestras vacaciones. En las últimas semanas la Guardia Civil ha alertado a través de redes sociales de varias prácticas delictivas que, con apariencia inocente o bienintencionada, pueden terminar por robarnos objetos valiosos o cometer fraude monetario.

Uno de estos avisos tiene que ver con personas que se hacen pasar por sordomudos y que frecuentan playas y mercadillos con la intención de pedir una colaboración económica para una inexistente asociación de discapacitados.

Mostrando un documento falso, un supuesto certificado de una asociación para discapacitados, no solo reclaman alguna aportación económica, sino que pueden llegar a robar en un descuido. Estos delincuentes actúan en grupo. Mientras uno llama la atención de la víctima con la firma del documento, sus compañeros la rodean y aprovechan para sustraerle la cartera o el móvil.

Otra de las estafas, de la que ya se hizo eco este diario, es devolver cambio con bolívares venezolanos en lugar de monedas de 1 euro. Ambas monedas se parecen físicamente, pero la primera tiene un valor de nueve céntimos de euro.

La tercera estafa sobre la que advierten los agentes es la del masaje, pulsera o estampita. Es habitual encontrarse con grupos de personas, habitualmente mujeres asiáticas, que ofrecen sus servicios de masajes a pie de playa. No es de extrañar que digan que su trabajo es gratuito. Al terminar, no obstante, exigen remuneración. Además, esta práctica conlleva riesgos para la salud, ya que rara vez tienen conocimientos de fisioterapia. 

Otra práctica frecuente consiste en la venta de pulseras, estampitas o ramitas de romero. Al principio las ofrecen gratis, pero si, ante la insistencia, el turista la acepta, entonces comienza la exigencia de dinero. El castigo por negarse al pago suele ser una persecución insistente entre amenazas y maldiciones.

Por último, la Guardia Civil informa sobre cómo localizar a los "falsos turistas", ladrones que se presentan con una chaqueta en el brazo y un mapa en la mano haciendo preguntas. Aparentemente inofensivos, su especialidad es rajar disimuladamente y con gran pericia los bolsos o la mochilas de las víctimas para hacerse con su contenido.

Comentarios