sábado. 04.02.2023

Hay una tradición que algunas personas pasan por alto. Hablamos de las uvas el día de Nochevieja, el último bocado que damos del año que termina y el primero del año que comienza. Muchas personas acuden a otras alternativas para poder seguir esta tradición -aunque no del todo-. Por ello, si quieres cambiar las uvas por otra cosa para celebrar cada campanada, aquí te dejamos unas ideas. 

En el top de las alternativas están las aceitunas, un perfecto sustituto de las uvas. Lo único que debemos tener en cuenta es que el hueso no puede ser un buen aliado, así que debemos comprarlas sin hueso y que comer las uvas, o en este caso las aceitunas, requiere gran rapidez. 

Si por el contrario te gusta la fruta aunque las uvas no entran en tus favoritas, puedes probar con arándanos, una fruta pequeña que hará que ingerirla no sea de gran riesgo. Es importante prestar atención al tamaño de la fruta.

Siguiendo con la fruta, una opción tan sabrosa como saludable es la de comer doce gajos de mandarina. Siempre que no sean muy grandes y estén limpios y sin semillas, esta alternativa a las uvas de fin de año es muy digestiva y te ayudará a refrescarte antes del brindis y la ingesta de dulces.

¿Y si eres amante de los frutos secos? Para ti también hay una alternativa. Podemos elegir entre avellanas, pistachos o los cacahuetes, ya que todos son frutos pequeños. 

Si eres un goloso, puedes optar por la opción de los lacasitos, las gominolas o los conguitos. Estas opciones son pequeñas y fáciles de comer. Sin duda, una forma dulce de empezar el año y sobre todo de hacer que los más pequeños que odien la fruta coman rápidamente con el sonido de las campanadas y cumplan así una de las mayores tradiciones de la Navidad. 

Como curiosidad, los italianos tienen por costumbre comer lentejas durante la cena de Nochevieja. Con lo cual, si eres un amante de las legumbres puedes probar a cerrar el año con lentejas o bien con 12 garbanzos.

Y tú, ¿con qué alternativa te quedas?
 

Comentarios