sábado. 02.03.2024

Los datos de los acelerómetros -unos sensores presentes en la mayor parte de móviles actuales que detectan los pasos de una persona- pueden utilizarse para determinar si su propietario se encuentra bajo los efectos del alcohol y ha superado la tasa de alcoholemia permitida para conducir. Un estudio elaborado por las universidades de Stanford y Pittsburgh (Estados Unidos) utilizó a 22 voluntarios a quienes proporcionó una dosis de vodka suficiente para producir una cantidad de alcohol aspirado en aire del 0,2% de concentración en sangre (en Estados Unidos se usa un sistema distinto, con un límite permitido para conducir de 0,08%).

Posteriormente, pidieron a las personas que caminasen diez pasos en línea recta y que dieran media vuelta y recorrieran otros diez pasos. El estudio analizó los datos obtenidos por el acelerómetro de sus dispositivos móviles -que se colocaron en la región lumbar- durante las siguientes siete horas.

Empleando los datos de los acelerómetros, los investigadores fueron capaces de determinar con un 92,5% de precisión cuándo una persona tenía una tasa de alcohol en sangre superior al 0,08%, y por tanto superaba la cantidad permitida para conducir.

Los dos datos más determinantes para discernir si una persona ha consumido alcohol a través del móvil y el acelerómetro son la amplitud de la señal y la varianza del eje 'x', es decir, el balanceo al caminar, según recoge la investigación, publicada este martes en la Revista de Estudios sobre Alcohol y Drogas. Estos datos podrían ser utilizados para alertar a las personas de que no están en condiciones de conducir si superan el límite permitido por la ley, ya que el 50% de personas no es consciente de cuándo ha bebido más de la tasa legal, según han explicado los autores y recoge New Scientist.

Un ‘smartphone’ es capaz de saber si alguien ha tomado demasiado alcohol para conducir...
Comentarios