jueves. 29.02.2024

La Fundación Franz Weber ha realizado un llamamiento a la ciudadanía para celebrar una Nochevieja y Año Nuevo sin perjudicar a colectivos vulnerables y al conjunto de la biodiversidad, y por ello reclama no emplear productos pirotécnicos como forma de festejar. 

Los naturalistas señalan que el lanzamiento de petardos y la organización de espectáculos de fuegos artificiales suponen una auténtica tortura para personas con Trastornos del Espectro Autista (TEA), personas con hiperacusia, EPOC o con otros diagnósticos de diversidad funcional.  

Estos riesgos no solo provienen por el ruido producido por las detonaciones, ya que la exposición a los humos metalíferos es potencialmente negativa para pacientes de EPOC y demás dolencias respiratorias, como podría ser el asma. 

Mayores y bebés son también franjas de edad que deben evitar la exposición a la pirotecnia, puesto que el impacto de estos elementos es precursora de dolencias auditivas y además genera contextos de miedo. 

FFW explica que los fuegos de artificio superan fácilmente los 110 decibelios y esto genera una reacción enorme en los animales, ya que gran parte de las especies que conviven en nuestros hogares tienen aparatos auditivos mucho más sensibles que las personas, como perros, gatos o roedores. 

Los animales llegan a sentir shocks, ataques de ansiedad y de epilepsia, y hasta fallos cardíacos que derivan en muertes. Por ello siempre es recomendable alejarlos del impacto sonoro en espacios de las viviendas alejados de las detonaciones, bajando persianas y colocando elementos habituales de juego y alimento. 

Sin embargo la fauna silvestre no dispone de estos mecanismos humanos, por lo que las detonaciones pueden llegar a causar cientos de muertes en solo una noche, como sucedió en Roma durante las celebraciones de 2021, donde los petardos dejaron un reguero de pájaros muertos en sus calles. 

En los últimos años la ONG naturalista ha documentado celebraciones a lo largo del planeta que renuncian al uso de pirotecnia, también con ejemplos del Cabildo de Lanzarote, la ciudad de Praga o decenas municipios chilenos y argentinos.  

Los espectáculos nocturnos de drones, el uso de fuegos artificiales de bajo impacto sonoro son algunos ejemplos de producciones a cargo de administraciones públicas, que en los ámbitos familiares pueden centrarse en otras propuestas. 

El próximo año Suiza votará en referéndum si se limita el uso de fuegos artificiales. Una reciente encuesta señala que el 76% de la población apoyaría estas medidas legislativas. FFW apoyó la recogida de firmas previa a la solicitud al ejecutivo helvético y el mecanismo constitucional de consulta. 

Piden una Nochevieja sin pirotecnia para respetar a colectivos vulnerables y animales
Comentarios