lunes 6/12/21

Claudia Gómez, que hace seis meses lanzó una petición en Change.org para que se apruebe un permiso por duelo en casos de pérdida gestacional, y que ya ha recogido más de 76.000 firmas, ve más cerca su objetivo después de que el pasado miércoles, la ministra de Igualdad, Irene Montero, dijera que la reforma de la ley del aborto iba a abordar el duelo perinatal.

"Ya simplemente que lo nombrara es un paso porque hasta ahora eso no estaba contemplado dentro de esa reforma de ley", ha subrayado Claudia Gómez en declaraciones a Europa Press. Así se ha pronunciado después de que esta semana, Irene Montero anunciara en su comparecencia ante la Comisión de Igualdad del Congreso de los Diputados que prevé tener el próximo mes de diciembre una propuesta de reforma de la ley de salud sexual y reproductiva y de la interrupción voluntaria del embarazo, y que abordará el duelo perinatal.

Recientemente, Claudia Gómez entregó en el Instituto de las Mujeres las más de 75.000 firmas recogidas en Change.org, para pedir que se apruebe un permiso por duelo en casos de pérdida gestacional que incluya a la pareja, si la hay.

Ahora, está pendiente de reunirse con la directora del Instituto de las Mujeres que, según le aseguraron, quería mantener un encuentro con ella, aunque aún no tienen fecha. Mientras tanto, ha encontrado el apoyo de una senadora del PSOE y van a formar un grupo de trabajo para presentar "una propuesta en firme en el Senado", en la que plantearán cómo delimitar los plazos.

Según explica Claudia Gómez en su petición en Change.org, en la actualidad el permiso de maternidad existe en casos de muerte perinatal pero únicamente cuando se han superado los 6 meses de gestación. Esto es así, según indica, a pesar de que el 80% de los abortos espontáneos ocurren en las primeras 13 semanas como le ocurrió a ella en su primera pérdida gestacional.

Tal y como explica en su petición, a su segundo bebé, Hugo, que murió en su vientre con 17 semanas de gestación, lo tuvo que parir y dice que nunca se le olvidará la sensación de "sentir su cuerpecito" entre sus muslos y que la enfermera le pusiera una sábana por encima para que no lo viera. Después llegó una ginecóloga que le dijo a otra: "Trae ese bote para meter al bebé".

Así, según explica, empezó un duelo que no habría podido afrontar sin la ayuda de su psicóloga, a la que tuvo que buscar por su cuenta porque, según denuncia, la atención al duelo perinatal en España es "prácticamente nula".

UN PROTOCOLO EN LOS HOSPITALES

En relación a esta petición, hace 4 años, Beatriz Rodríguez también lanzó una petición en Change.org pidiendo al Ministerio de Sanidad que garantice en todos los hospitales de España la aplicación de un protocolo de muerte perinatal.

Beatriz ya ha recogido más de 236.000 firmas en la plataforma ciudadana y en junio de 2020 consiguió que se aprobara un protocolo de muerte perinatal en Galicia. Si bien, no se cansa en su lucha y todas las semanas llama al Ministerio de Sanidad para que le den una respuesta a su petición a nivel nacional. "No entiendo que lo deleguen a las competencias de las comunidades autónomas, si pagamos todos una seguridad social deberemos tener los mismos derechos da igual donde vivas", ha explicado Beatriz Rodríguez en declaraciones a Europa Press.

En su petición, explica que, cuando estaba embarazada de 41 semanas, a punto de dar a luz, le dijeron que la niña había fallecido. La llevaron al paritorio y empezaron las que serían "las peores 24 horas" de su vida, tal y como las describe.

"Nadie me preparó para lo que iba a ser una experiencia traumática. Nadie. Ni a mí ni a mi marido. Ninguna ayuda psicológica previa al parto, ningún consejo, ninguna orientación. Di a luz a mi hija sin vida igual que si se tratara de un parto común. Me llevaron a una habitación en la que estaba rodeada de madres con sus bebés recién nacidos, pedí que me cambiaran, pero me dejaron allí. Después me subieron a la planta de maternidad", recuerda.

La impulsora de la petición pide protocolos pero también "más empatía y humanidad" así como "formación psicológica" para los profesionales que atienden a las mujeres que pierden a su hijo antes de nacer.

Sobre el anuncio de la ministra de Igualdad, Beatriz Rodríguez va más allá y reclama también que las madres puedan registrar a sus hijos aunque nazcan muertos. "La mía era de 42 semanas, nació muerta pero era una persona, ya no era un embrión, creo que deberían estar registrados", ha expresado.

Beatriz Rodríguez, que tiene su caso pendiente de juicio, pues denuncia que se cometieron negligencias durante su embarazo y el parto, pide al Ministerio de Sanidad que no le dé más "largas" porque "ya pasaron cinco o seis ministros" desde que registró las firmas.

"Entiendo que en la actualidad hay cosas más importantes como la Covid, pero hay ciertas cosas que no se pueden dejar de lado porque las mujeres nos seguimos quedando embarazadas y siguen muriendo niños, desgraciadamente. Yo siempre digo que toda esta batalla es para que mi hija no haya muerto en vano, que todos los que vengan detrás no pasen lo que he pasado yo", ha pedido.

Comentarios