martes. 09.08.2022

El 21 de marzo de este año entró en vigor la nueva normativa de la DGT que sanciona con seis puntos menos en el carnet a todos aquellos conductores que lleven el teléfono móvil en la mano. Para la DGT ya no hay excusa que valga frente al uso del móvil cuando se está al volante. Actualmente, agarrar un smartphone, indistintamente de que se esté usando o no, se multa con la pérdida de seis puntos del carnet. Para ello, la DGT ha actualizado más de 200 radares.

Muchos se preguntan cómo funcionan los nuevos radares que ya multan solo por sujetar el móvil en el coche. Estos aparatos que ya vigilaban la velocidad o el uso del cinturón de seguridad, han ampliado sus funciones y ahora también serán capaces de registrar esta infracción.

Sin duda, el uso manual del teléfono móvil es, y desde hace varios años según estudios de la DGT, uno de los motivos de distracción al volante más recurrentes. En una de las últimas campañas de vigilancia impulsadas por la DGT, se detectó que la utilización indebida del teléfono móvil era la infracción más habitual entre los conductores (43%). Es por esto por lo que Tráfico ha endurecido la ley, de manera que ahora se penalizará incluso la sujeción del móvil con el vehículo parado. Esto puede suceder en atascos o semáforos.

De este modo, la nueva normativa establece la penalización de 6 puntos y 200 euros de multa siempre que se circule con el vehículo sujetando el teléfono móvil. Esto sucederá indistintamente de si el coche está en movimiento o no. Además, los conductores se pueden enfrentar a una penalización de 3 puntos mientras la multa mantendrá la cuantía de 200 euros si el móvil es manipulado durante la circulación, pero este se encuentra en un soporte o similar.

Estos radares en los que se apoya la DGT para el cumplimiento de la nueva normativa son realmente cámaras de vigilancia. De esta manera, a través del reconocimiento facial y un lector de matrículas los 216 radares podrán sancionar al conductor por usar el teléfono móvil. Al igual que sucedía con el uso del cinturón de seguridad, ahora estos radares cuando detecten al conductor manipulando su móvil, tomará una serie de fotos a modo de prueba. Estas imágenes solo serán válidas para efectuar la multa cuando la matrícula del vehículo sea legible y se acompañen de la fecha, hora y ubicación en la que se registró la infracción. Lo único que no mostrarán las imágenes será a los ocupantes del vehículo, con el fin de garantizar su intimidad. Por ello, solo será visible el rostro del infractor para poder identificarlo.

Por último, estas imágenes se envían directamente al Centro de Tratamiento de Denuncias Automatizadas. Una vez allí, un software analiza las imágenes y comprueba la sanción que posteriormente es revisada de forma manual para hacer efectivo el trámite de la multa.

Comentarios