lunes 25/10/21
CORONAVIRUS

Biosensores que detectan virus en 20 minutos y recubrimientos para evitar brotes en espacios cerrados, nuevas soluciones de prevención ante el Covid

Dispositivo para detectar Sars-CoV-2 en espacios cerrados desarrollado por el centro tecnológico ITENE
Dispositivo para detectar Sars-CoV-2 en espacios cerrados desarrollado por el centro tecnológico ITENE

El cierre de las aulas, centros de día, oficinas, alojamientos turísticos, restauración y locales de ocio con motivo de la Covid-19 ha puesto de relieve la necesidad de disponer de soluciones tecnológicas que alerten de manera temprana de la presencia de patógenos graves como el Sars-CoV-2, ya sea en aire, agua o superficies, para evitar así la nuevos contagios, "prevenir brotes" e incluso futuras pandemias.

En este escenario, el centro tecnológico ITENE, integrado en la Red de Institutos Tecnológicos de la Comunitat Valenciana (Redit), ha creado un dispositivo portátil capaz de detectar el virus en el ambiente en espacios cerrados en 20 minutos y ha desarrollado recubrimientos con actividad viricida que repelen su presencia en superficies.

El diseño de esta tecnología se enmarca dentro del programa 'ViriSens', una investigación financiada por el Instituto Valenciano de Competitividad Empresarial (Ivace) a través de fondos Feder, que se inició el pasado mes de octubre y que ha concluido en junio de este año. Como resultado, el centro tecnológico valenciano ha logrado desarrollar un dispositivo portátil basado en biosensores capaz de "capturar" a tiempo real esas pequeñas partículas en el ambiente causantes de enfermedades como la Covid y pasarlas a una solución líquida para su posterior análisis.

El dispositivo, que ya ha sido testado en espacios cerrados como el Hospital Universitario La Fe de València, es capaz de "cazar" el Sars-CoV-2 en el ambiente a tiempo real y pasarlo a una solución líquida para su posterior análisis. En un primer momento, a esta muestra se le practicaba una PCR (que tarda entre 5 y 6 horas), pero el equipo de investigación ha ido más allá y ha diseñado nuevos biosensores electroquímicos capaces de obtener resultados en menos de 20 minutos y sin necesidad de transportar la muestra a laboratorio.

Esta tecnología se empezó a desarrollar como "solución avanzada" para detectar patógenos graves pero el avance de la pandemia hizo que se centrara más en la Covid-19, ha explicado a Europa Press, el jefe del proyecto 'ViriSens' y experto en diseño funcional de nanomateriales y biosensores de ITENE, Pedro Javier Rodríguez Cantó.

"Es importante detectar la presencia del virus en un período corto de tiempo y este mecanismo acelera mucho el proceso", ha destacado Rodríguez. Según el experto, esta tecnología puede ser muy útil en entornos cerrados hospitalarios, en la industria o en el transporte público, donde las probabilidades de contagio aumentan. Este dispositivo les permitiría aplicar medidas de desinfección acordes con la evidencia científica.

INNOVACIÓN A TAMAÑO DE MALETA CON RUEDAS

Precisamente, para que su uso sea factible se ha diseñado un dispositivo portátil, del tamaño de una maleta con ruedas y "de fácil manejo", de modo que pueda servir tanto a las empresas públicas como en empresas privadas de la Comunitat Valenciana, en los espacios cerrados, ha apuntado Rodríguez.

El experto ha señalado que si al inicio de la pandemia se primó el uso de mascarillas y la higiene para "contener el virus" y después llegaron los test masivos para "trazar dónde está" el virus, "ahora lo que hay que tener son soluciones tecnológicas de alerta temprana que prevengan la aparición de nuevos brotes".

En su opinión, "necesitamos soluciones tecnológicas que nos permitan detectar en una fase muy inicial, muy incipiente, si existe algún tipo de alerta por patógenos, eso es una necesidad imperiosa ya", ha advertido. De hecho, al hacer un repaso cronológico por las pandemias, epidemias o plagas que se han sucedido a lo largo de la historia, el responsable del proyecto 'ViriSens' observa que "desde el año 1000, cada 100 años ha ocurrido una epidemia, una plaga o una pandemia", algo que contrasta con la etapa reciente, puesto que "desde el año 2000 llevamos ya cinco", ha remarcado.

ENVASES QUE REPELEN LA COVID

Además, también en el marco del proyecto 'ViriSens', se han desarrollado recubrimientos que permiten reducir o eliminar la posible presencia del Sars-CoV-2 en todo tipo de superficies que puedan estar en contacto con personas, ya sea "mobiliario, elementos comunes o envases de plástico y cartón", ha ejemplificado Rodríguez.

Algunos estudios han reportado que la supervivencia del virus sobre estas superficies puede llegar hasta más de 4 días, "lo que aumenta el riesgo de contagio adicional a través de esta vía de transmisión", ha advertido.

Como primer paso, ITENE ha desarrollado recubrimientos para envases plásticos y celulósicos con una efectividad viricida a escala laboratorio del 98% frente al SARS-CoV-2 (virus causante del COVID-19), lo que trasladado a escala industrial permitiría evitar la propagación del coronavirus a partir del contacto con superficies u objetos contaminados.

El proyecto se ha centrado en el Sars-CoV-2 pero es "transversal", ha explicado Rodríguez, y se puede aplicar este tipo de tecnología frente a otros patógenos, hongos o bacterias, dando mayor seguridad en las cadenas de producción.

Comentarios