lunes. 04.07.2022
TRÁFICO

La DGT alerta de que estos falsos trucos no evitan dar positivo en alcohol y drogas

Prueba de alcoholímetro a un conductor
Prueba de alcoholímetro a un conductor

Hace años hubo una campaña con un mensaje tan sencillo como exitoso: si bebes, no conduzcas. Pero no todos los conductores aplican esta máxima, y algunos tratan incluso de evitar que los controles de alcoholemia detecten lo consumido horas antes. De hecho, varios estudios apuntan que alrededor de un tercio de los conductores cree que hay trucos para no dar positivo. Sin embargo, la Dirección General de Tráfico (DGT) tiene respuestas para ello.

Uno de los trucos más famosos es tomar sustancias como el café, mascar chicle, chupar caramelos o, incluso, utilizar pasta dentífrica. Y sí, todas ellas absorben parte de alcohol en la boca, pero no sirven para los controles, ya que lo que se mide al soplar es la presencia de alcohol en el aire de los pulmones.

Y si mencionamos el café, los chicles o el caramelo, ni qué decir tiene que chupar monedas o baterías, o incluso masticar hierba, son bulos que, además de no tener eficacia ninguna, son bastante desagradables e incluso dañinos para la salud.

Tampoco es que tenga un gran efecto la práctica de ejercicio. Existe un mito que asegura que forzando la circulación se acelera la eliminación del alcohol en sangre al eliminarse con el sudor. Pero en realidad, el efecto es casi inapreciable.

AGUA Y MEDICAMENTOS

La DGT también apunta que beber agua no tiene el efecto que muchos conductores desearían. Sí, el consumo de agua permite eliminar más líquido, pero precisamente ese es el error: que solo se elimina agua. La cantidad de alcohol que sale del cuerpo es muy pequeña, y los aparatos de medición apenas lo notan.

Y desde luego, lo que la DGT niega de forma categórica es que existan medicamentos que reduzcan el nivel de alcoholemia. No solo no tienen ninguna base científica, sino que algunos pueden llegar a incrementar los efectos del alcohol, como alerta la Dirección General.

Y aquí se incluye la vitamina B o los inhaladores para las enfermedades asmáticas. Ninguno de ellos funciona contra los efectos inmediatos de la bebida.

ESPERAR O SOPLAR LENTAMENTE

El único método que la DGT aconseja es que, si se ha bebido alcohol, no se ponga al volante de un vehículo en las siguientes cinco o seis horas. De hecho, es el tiempo mínimo que el cuerpo necesita para eliminar la ingesta de alcohol, por lo que ni una, ni dos ni tres horas será suficiente, ya que lo habitual es eliminar 0,20 gramos/litro por cada hora. Por supuesto, esto depende siempre de cada persona y de la cantidad de alcohol ingerido, pero en líneas generales, esperar una o dos horas no suele ser buena idea para evitar dar positivo.

Por último, soplar despacio en la prueba de alcoholemia no va a impedir un positivo. Tan solo lograremos irritar al agente, pues el flujo de aire más lento posiblemente dé un error en la prueba, que la hará inservible y obligará a repetirla, arriesgándonos a una multa por falta de colaboración.

Comentarios