domingo 17/10/21
SOCIEDAD

Las ‘fake news’ más comunes acerca de la Revolución Verde

La alimentación a base de productos de origen vegetal ha dejado de ser algo puntual para convertirse en una elección de consumo en la sociedad y un modo de vida
La alimentación a base de productos de origen vegetal ha dejado de ser algo puntual para convertirse en una elección de consumo en la sociedad y un modo de vida

Sin duda alguna la revolución verde, como el veganismo o el vegetarianismo, no para de extenderse cada vez más, provocando un cambio tanto en la mentalidad de los ciudadanos, que optan por este tipo de alimentación, ya sea por ética, por el impacto al medio ambiente o por salud, como en la industria de la alimentación, que ven un aumento en la demanda de este tipo de productos.

La ciencia ha demostrado que una alimentación cien por cien vegetal es la más saludable, siempre y cuando esté correctamente planificada

Según el estudio ‘The Green Revolution’, el 7,8% de la población española se define como ‘veggie’, partiendo de dicho porcentaje el 1,3% son vegetarianos, el 0,2% veganos y el 6,3 flexitarianos. A pesar de los cambios y adaptaciones de España a este movimiento, países como Alemania supera estas cifras, ya que el 10% de la población es vegana o vegetariana, y el 30% de los productos del mercado son aptos para veganos. Por ello, la alimentación a base de productos de origen vegetal ha dejado de ser algo puntual para convertirse en una elección de consumo en la sociedad y un modo de vida.

Pero a medida que el veganismo avanza también lo hacen los mitos y malentendidos, y entre esos mitos se encuentran:

MITO 1: LA DIETA VEGANA ES INCOMPLETA Y POCO SALUDABLE

La ciencia ha demostrado que una alimentación cien por cien vegetal es la más saludable, siempre y cuando esté correctamente planificada, pues reduce el riego de padecer enfermedades como ataques cardíacos, hipertensión o diabetes tipo 2.

MITO 2:  SER VEGANO ES UNA SIMPLE MODA ALIMENTICIA

El veganismo y la alimentación basada en vegetales no es algo nuevo. Ya que varias culturas antiguas lo llevan haciendo desde hace tiempo hasta la actualidad.

Aunque muchas personas piensen que es una simple moda pasajera, no lo es. Esto lo corrobora el cambio a la hora de producir y consumir por parte de grandes empresas y de los ciudadanos.

La mayor parte de la población presenta déficit de B12

MITO 3: LOS VEGANOS TIENEN DEFICIENCIA DE PROTEÍNAS

Este es uno de los mitos más extendidos. Según estudios una alimentación vegetal no produce carencias de proteína, es más, las legumbres, frutos secos, cereales integrales, semillas o tofu, son algunos ejemplos de alimentos que proporciona todos los nutrientes necesarios. Salvo la B12, tema que se tratará en el mito número 4.

MITO 4: ¿QUÉ SUCEDE CON LA B12?

En cuanto al déficit de la vitamina B12, se asocia directamente con el veganismo, pero lo cierto es que esta deficiencia nutricional también se produce en las personas que comen productos de origen animal, así como en veganos que no la suplementan adecuadamente.

Por lo tanto, la mayor parte de la población presenta déficit de B12, por ello la utilización de los suplementos en la forma correcta y en la cantidad adecuada puede suplir ciertas necesidades nutricionales, según avala la Asociación Española de Dietistas-Nutricionistas, entre otras.

MITO 5: “PUEDES SUFRIR OSTEOPOROSIS”

“Si te pones a pensar, las proteínas animales vienen indirectamente de las verduras, ya que estos se alimentan de granos o pasto. Por lo tanto, podemos obtener directamente estas proteínas de fuentes vegetales, como lentejas, garbanzos, alubias, soja, entre otros. Lo mismo sucede con el calcio y el hierro, obtenidos del brócoli, de las almendras, del sésamo”, explica una estudiante de nutrición. 

MITO 6: LAS MUJERES EMBARAZADAS NO DEBERÍAN SER VEGANAS

Hay que tener en cuenta que independientemente de si la dieta seguida es vegana u omnívora, una mujer embarazada debe prestar más atención al tipo de alimento que ingiere durante el embarazo para el buen desarrollo del feto durante la gestación. Así, la Asociación Dietética Británica, afirma que una dieta vegana en cualquier etapa de la vida, no supone riesgos si está bien planificada y equilibrada al igual que todo tipo de dieta.

La planificación de una dieta cuidadosa da la oportunidad de que las familias enseñen a los niños una nutrición saludable

MITO 7: SI LOS NIÑOS NO COMEN CARNE NO CRECERÁN CORRECTAMENTE

Para muchos padres resulta difícil digerir que otros padres críen a sus hijos a base de verduras, legumbres o frutas. Un papel importante para que resulte aún más difícil la aceptación de los progenitores de la dieta vegetal son los estereotipos creados por algunas empresas de marketing. Además, la planificación de una dieta cuidadosa, que incluya proteínas, carbohidratos y grasas vegetales, da la oportunidad de que las familias enseñen a los niños una nutrición saludable.

MITO 8: LA COMIDA VEGANA ES ABURRIDA, ES “COMIDA DE CONEJO”

Llevar una alimentación a base de plantas no es lo mismo que comer ensaladas como muchos piensan, sino que, a la hora de realizar los platos se hace de manera más saludable y sabrosa. Se trata de una amplia variedad de vegetales, especias o colores. Beyond Meat o Food for Tomorrow ofrecen proteínas con un impacto positivo en el mundo a través de alimentos sostenibles, nutritivos y deliciosos.

MITO 9: LAS PLANTAS TAMBIÉN SIENTEN DOLOR

Laura, una florista vegana afirma que “es algo absurdo. Claro que las plantas no sienten dolor, simplemente porque no tienen sistema nervioso central”.

MITO 10: LA ALIMENTACIÓN VEGANA NO ES APTA PARA TODOS LOS BOLSILLOS

Los principales productos en una alimentación vegetal son las verduras, granos o frutas. Estas resultarán mucho más baratas que una compra con alimentos procesados o la que tenga productos cárnicos o lácteos. Sin embargo, esta alimentación puede resultar cara si se pretende vivir de productos procesados con apariencia de carne o queso, entre otros.

Estos son algunos prejuicios sobre este modo de vida. Como cualquier otro tipo de alimentación, si no se lleva de marea correcta y no se tienen hábitos de vida saludable, nuestra salud se verá afectada. Por ello, cambiar los hábitos alimentarios es la mejor forma de promover la salud en las personas.

Comentarios