domingo. 25.02.2024

La propia Guardia Civil y la Dirección General de Tráfico (DGT) han hecho público esta norma que, más que un truco, se trata de un margen de error de los radares que permite a los conductores saber exactamente a qué velocidad serán multados por un radar. Y no es exactamente la misma a la que se limita con las señales.

La propia DGT recuerda que “por encima de 100 km/h, suma el 7%”. Es decir, que el margen de error elevaría la velocidad hasta los 107 km/h. Por tanto, por encima de esta velocidad, la foto y la correspondiente multa llega al buzón.

Estas cifras no han sido siempre así. Los márgenes actuales quedaron establecidos en 2015, apuntando que cuando la velocidad máxima es de 40 km/h, el radar salta al superar los 47 km/h. Si el límite es de 50 km/h, hasta 57 km/h; y así sucesivamente. Pero cuando superamos los 100 km/h en autopistas y autovías, se aplica esa ley del 7%. Por tanto, en un punto con radar a 110 km/h, el radar salta a los 117,7 km/h; y en el caso de 120 km/h, el disparo no se produce hasta los 128,4 km/h.

La cosa cambia si el radar, en lugar de ser en un punto concreto, afecta a un tramo. En este caso, lo que se aplica es la regla del tres, es decir, con un límite de hasta 100 km/h se permite un exceso de velocidad máximo de 3 km/h.

Existe un caso en el que no se da ninguna de estas normas. Se trata de aquellos tramos de carretera con velocidad controlada. No hay, por tanto, ningún aparato que capte la velocidad, sino que se detecta la hora de entrada y de salida de la zona vigilada, calculándose la velocidad media de manera exacta.

Este es el truco de la regla del siete que puede evitarte una multa de los radares
Comentarios