domingo. 27.11.2022

La Asociación Española de Entidades Colaboradoras de la Administración en la Inspección Técnica de Vehículos (AECA-ITV) ha manifestado este miércoles su preocupación por el mal estado de los frenos con el que algunos vehículos acuden a la ITV.

Discos de freno partidos, tambores con falta de material, pérdida de líquido, pérdida del cilindro de accionamiento de frenado en una rueda de un remolque de vehículo pesado o una centralita ABS dañada por fuego, son algunos de los ejemplos de defectos "graves" que la organización muestra en una recopilación de imágenes tomadas por inspectores de distintas estaciones de ITV.

"Se trata de fotografías que evidencian la existencia de vehículos que circulan con algunas partes del sistema de frenos en condiciones peligrosas para la seguridad, no solo de sus ocupantes, sino también del resto de los usuarios de las vías", ha lamentado la asociación.

COMPROBAR EL ESTADO DE LOS FRENOS

AECA-ITV ha hecho hincapié en que los frenos son una de las partes más importantes para la seguridad del vehículo y que una avería en este sistema impedirá detener el vehículo a tiempo o provocar un comportamiento dinámico inadecuado, "aumentando las probabilidades de sufrir o generar un siniestro vial y, en consecuencia, posibles fallecidos y heridos".

"Es importante comprobar que el sistema de frenado está en perfectas condiciones. Lo que supone revisar periódicamente, como mínimo, el estado de las pastillas y discos y el nivel del líquido de frenos, una acción que se realiza en la ITV. Un vehículo con el mantenimiento al día reduce las probabilidades de sufrir una avería en cualquier de los sistemas", ha subrayado el director gerente de AECA-ITV, Guillermo Magaz.

LOS FALLOS MÁS COMUNES EN LOS FRENOS

La organización ha destacado que algunos de los defectos en los sistemas de freno más habituales son circular con un nivel de líquido bajo o los daños en los discos.

En cuanto al primero, ha apuntado que se puede deber, por ejemplo, al desgaste de las pastillas de freno debido a que las pinzas tienen que cerrarse más para compensar este desgaste o a la existencia de cualquier fuga de líquido de frenos a lo largo del circuito hidráulico.

En cuanto a los daños en los discos, estos pueden deberse a la fricción que se crea cuando las pastillas de freno junto con las pinzas atrapan el disco al accionar el pedal. "Algunos de los daños que se pueden apreciar en los discos de frenos son: alabeado, rotura, rayado y cristalización", ha agregado.

La asociación también ha hecho hincapié en la necesidad de prestar atención a los cambios en la sensación que los conductores pueden experimentar al pisar el pedal de freno. "Esta situación puede ser un indicio de un problema en el sistema de frenado. Si al pisar el pedal de freno se nota que está demasiado duro, hace más recorrido o el recorrido se acorta, puede deberse a un problema en las pinzas, daño en los discos de freno, un fallo del servofreno o un problema con el líquido de frenos", ha explicado.

Asimismo, AECA-ITV ha destacado que, de acuerdo con datos del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, en el 2020 (último año con información disponible) el apartado de frenos supuso el 13,5% de los defectos graves detectados, es decir, casi un millón de vehículos fueron rechazados en la ITV por presentar algún defecto grave en este sistema.

 

Comentarios