viernes. 27.01.2023

La cibercriminalidad sigue aumentando anualmente al anotar un incremento del 89% en comparación con 2019, último año antes de la pandemia de Covid-19. Los delitos informáticos representan el 12,5% del total de infracciones penales, según el último Balance de Criminalidad del Ministerio del Interior, hasta septiembre de 2022.

El dato será a final de año ligeramente superior porque hasta diciembre no se incluye en la estadística los delitos computados por Ertzaintza y Mossos d'Esquadra. En el 'Informe sobre la cibercriminalidad en España 2021', consultado por Europa Press, ya quedaba constancia de este alza: representaba un 15,6% frente al 5,7% de 2017.

ESTAFAS INFORMÁTICAS, A LA CABEZA

Las estafas informáticas son las que engloban mayor número de infracciones penales. En 2021 se registraron un total de 305.477 delitos informáticos, de los que el 87,4% correspondía a fraudes informáticos (estafas). "En apenas seis años, las estafas informáticas conocidas crecieron un 455%", según Interior, que ha comparado los datos de 2016 con 2022.

El 5,7% de los ciberdelitos de 2021 fueron por amenazas y coacciones, mientras que la falsificación informática representa el 3,4% y el acceso e interceptación ilícita un 1,7%. Por debajo del uno por ciento figuran ciberdelitos por interferencia de datos (0,7%), contra el honor (0,5%), delitos sexuales (0,5%) y contra la propiedad intelectual (0,04%).

Interior se remitía en este informe de 2021 a las previsiones de las instituciones europeas avisando de que estos ciberdelitos "cada vez son más sofisticados" y que la tendencia se agravará en el futuro, ya que se espera que 22.300 millones de dispositivos en todo el mundo estén interconectados en 2024.

EL 12,5% DE LA CRIMINALIDAD EN 2022

En su balance hasta septiembre de 2022, Interior divide las 1,7 millones de infracciones penales registradas entre criminalidad convencional y cibercriminalidad: la convencional suma el 87,5% de los casos, lo que representa una bajada del 0,8% con respecto a 2019.

Los delitos contra el patrimonio (indicadores de robos, hurtos y sustracción de vehículos) representan el 42% de esta criminalidad convencional, descendiendo en su conjunto un 10,2%.

La cibercriminalidad, por su parte, representa el restante 12,5% de infracciones penales, anotando un incremento del 89,3% sobre 2019 --sin datos aún de Ertzaintza y Mossos--.

Dentro de la cibercriminalidad, las estafas informáticas representan a su vez el 87,9% y el 11% de toda la delincuencia registrada en septiembre. En el global, supone un aumento del 96,6% sobre el mismo periodo de 2019.

 

Comentarios