lunes 23/5/22

Con la entrada en vigor de la nueva Ley de Tráfico, la Dirección General de Tráfico (DGT) obligará a incorporar alcoholímetros antiarranque en algunos vehículos de manera que impida la puesta en marcha del turismo si se ha bebido. Con este mecanismo, denominado alcoholock, la Unión Europea quería que, a partir de 2022, todos los coches nuevos tuvieran una serie específica de asistentes electrónicos que aumenten su seguridad y lo implementaba como equipamiento de serie obligatorio. Sin embargo, según la nueva Ley de Tráfico que entra en vigor el próximo 21 de marzo, de momento estos dispositivos solo deberán estar implantados en los vehículos de transporte de pasajeros a partir del 6 de julio de 2022, es decir, los turismos que se matriculen a partir de la fecha tienen la obligación de incorporar una inteface para instalar el alcoholock.

Con alcohol, no arranca el turismo. Este sistema no solo permite conocer al conductor su grado de alcoholemia y si está en condiciones plenas para conducir; también impedirá al conductor arrancar el coche si supera la tasa máxima de alcohol establecida. Además puede ser programado para realizar, por ejemplo, un exhaustivo seguimiento del conductor o del vehículo en cuanto al uso del alcohol. Este sistema se encuentra conectado al encendido del vehículo, de forma que si el conductor no realiza el control soplando sobre su alcoholímetro, o al hacerlo supera la tasa establecida, no será posible arrancar. 

Comentarios