martes 26/10/21
DECORACIÓN

3 consejos para conseguir un diseño de interiores atemporal

Diseño de interiores
Diseño de interiores

Renovar íntegramente el diseño del hogar no es algo que podamos permitirnos a menudo. Pero podemos hacer pequeños cambios para conseguir un nuevo look sin gastar demasiado. La clave para lograrlo es partir de un diseño versátil y atemporal. 

Otras dos grandes ventajas de los diseños de interiores atemporales son:

-  No te cansarás tan rápido. Esto puede ocurrir con algunas propuestas osadas que quizás en pocos meses sientes que no encajan del todo con tu carácter, con el cambio de las estaciones o que no son del todo funcionales.

-  Son una buena base inicial cuando no tienes muy claro qué estilo encaja mejor en tu nueva vivienda. Así la puedes ir complementando a medida que te vayas sintiendo en casa y descubriendo qué hará más práctico y agradable vivir en ella.

Dicho esto, aquí tienes 3 consejos para que diseñes el interior de tu nueva casa o para que renueves tu hogar actual:

FUNCIONALIDAD

Los diseños de interiores que mejor resisten el paso del tiempo son los que ponen especial atención en la funcionalidad del mobiliario y su disposición en el espacio. 

Para empezar, ten en cuenta que los espacios integrados suelen ser los más flexibles. Permiten transitar de un área a otra con fluidez y así puedes ver si el diseño y la decoración de tu casa están unificados. En otras palabras, si hay armonía. 

Claro, para gustos colores (otro punto fundamental del diseño de interiores). Quizás quieres provocar contrastes interesantes para generar atmósferas diferentes en un espacio integrado. Por ejemplo, una cocina con luz más viva en la que predominen el blanco y las superficies lisas, en contraste con un espacio de lectura con una iluminación y texturas más cálidas, como una alfombra y una mesa de madera. Lo importante es que estos contrastes sean una elección deliberada, no un resultado inesperado y desagradable. 

A la hora de pensar en la funcionalidad ten en cuenta 3 aspectos: 

-  Escala y proporción: cómo van a encajar los muebles en el espacio según su tamaño y distribución. 

- Planes de uso del espacio a futuro: por ejemplo, si tienes claro que en un tiempo vivirán más personas contigo o alguien con movilidad reducida, no lo pierdas de vista al diseñar el interior de tu hogar.

- Eficiencia energética y almacenamiento: no te bases solo en la estética. Piensa que después tendrás que alterarla si el espacio no cubre tus necesidades. Por ejemplo, imagina que te toca improvisar añadiendo armarios para guardar los juguetes de los peques o el material de trabajo. En cuanto a la eficiencia energética, imagina que tienes muchas ventanas sin persianas porque escogiste colocar solo cortinas, y cuando llega el invierno, no quieres pisar el salón o desconectar la calefacción ni un minuto...

MATERIALES

Muchos materiales se ponen de moda durante unos años, pero, ¿y después? No solo quedan obsoletos, sino que quizás no encuentras profesionales que sepan trabajar con ellos a la hora de restaurar un mueble, por ejemplo. 

Por eso es un acierto escoger materiales que nunca pasan de moda y son útiles y duraderos. 

Entre los materiales estrella para un diseño atemporal tenemos: la madera, la piedra, las fibras naturales y la cerámica. Sin duda, la madera es la reina. Lo mejor de estos materiales es que puedes encontrarlos en diferentes colores y texturas, por lo que no son aburridos pero tampoco demasiado intensos, como sería un tapizado de vinilo.

SIMPLICIDAD Y NEUTRALIDAD

Estos dos términos aplican para varios aspectos de la decoración de interiores. Desde la paleta de colores, hasta los complementos. 

Por ejemplo, vestir tus ventanas con unos estores enrollables beige encaja tanto con un estilo moderno minimalista como con un estilo clásico, en cambio, si colocas unas venecianas de aluminio, ya le estás dando un carácter más distante y frío a tus ventanas.

En cuanto a las paredes, el color blanco es siempre el rey. Ofrece luminosidad, amplitud, atemporalidad… Y no habrá líos a la hora de pintarlas cuando necesiten un retoque. 

Cuando tu diseño base juega con una paleta de colores neutros (blanco, gris, beige…), puedes complementarlo con piezas de arte y elementos funcionales en otros colores que te permitirán cambiar totalmente el look del espacio en un pispás.

Comentarios