domingo. 03.07.2022

Ni el Ayuntamiento de Santander ni el Gobierno de Cantabria parecen querer asumir la responsabilidad de que se esté construyendo una gasolinera literalmente junto a un centro educativo, concretamente el IES Cantabria. Hace unos días la Consejería de Educación aseguraba que no podía entrar en un asunto que era "puramente municipal", y ayer martes, el portavoz del Consistorio, Javier Ceruti, ponía toda la responsabilidad en el Ejecutivo cántabro por autorizar, a través de la Comisión de Comprobación Ambiental, la instalación de esta gasolinera. Y mientras tanto, la salud de los menores que estudian en el instituto y de los profesores que allí trabajan está en riesgo, como denuncia la Asociación de Padres y Madres, que acusa de "incompetencia" al Ayuntamiento.

Se podrían "haber emitido los informes para haber condicionado y en su caso denegado la licencia de actividad"

En concreto, la AMPA del IES Cantabria ha criticado duramente las palabras de Ceruti al considerar que, más que una cuestión de no competencia, es “más bien de incompetencia” por parte del Consistorio. Y es que, aunque el equipo de gobierno de PP y Cs asegura que "no puede hacer nada" y que la licencia "se ha otorgado conforme a la legislación del Estado", lo cierto es que desde la AMPA ven un margen de actuación e, incluso, de haber emitido un dictamen desfavorable a la actividad.

Los padres y madres de los alumnos consideran que "la falta de competencias que parece que tienen las administraciones públicas, tanto regionales como municipales, para defender la salud y la seguridad de sus hijos" y, por extensión, de los trabajadores. A su juicio, se podrían “haber emitido los informes para haber condicionado y en su caso denegado la licencia de actividad y de obra desde el punto de vista técnico y normativo”.

En un comunicado, apuntan varias opciones que tenía el Ayuntamiento. La AMPA se muestra sorprendida porque Santander “manifieste que no tiene competencia, como por ejemplo en normativa relativa al ruido”. Su presidente, Gabriel Moreno, considera que este elemento es un “aspecto clave que va a afectar directamente al alumnado y profesorado”, no solo por el propio tráfico que tendrá la gasolinera, estimado en unos 40 coches por hora entrando y saliendo, sino también por los túneles de lavado.

Como recuerda, el informe sobre el ruido forma parte del expediente de autorización de la gasolinera, por lo que “sí tiene capacidad técnica y jurídica para emitir un dictamen desfavorable a la actividad”.

Ceruti también afirmó en rueda de prensa que “cuando una empresa quiere instalar una gasolinera en suelo industrial o comercial, el Ayuntamiento no puede hacer nada”. Sin embargo, tampoco esto considera la AMPA que se ajuste a la realidad. Precisamente por el tráfico que va a tener esta instalación, a la Asociación le “choca” que el Consistorio asegure no poder hacer nada en materia de urbanismo, en lugar de “haber propuesto a la empresa promotora que la entrada y salida hubiera sido por el vial secundario adyacente a la parcela, en lugar de por la calle Repuente”, es decir, por la que pasan los alumnos para acudir al centro educativo o volver a sus hogares.

Eso por no hablar de que Urbanismo podría “haber indicado ubicar los surtidores y los túneles de lavado al fondo de la parcela y alejarlos así de la acera y la entrada del centro educativo”, ha indicado el presidente de la AMPA.

A esto se suman otros riesgos como el de incendio o explosión, pues la gasolinera no va a tener “personal para suministrar el combustible y que carece, por lo tanto, del principal elemento activo de prevención y lucha frente a esta posible catástrofe”. “Parece que no condiciona el informe de incendios que ha tenido que elaborar el Ayuntamiento al tener la competencia y obligación de redactarlo y posicionarse e informar en contra o al menos condicionarlo”, ha denunciado.

El comunicado termina criticando que el Ayuntamiento haya trasladado a la AMPA la responsabilidad de gestionar con la empresa posibles correcciones en el diseño de la gasolinera”, cuando tanto Urbanismo como Licencias de obras “sí tienen potestad de proponer adoptar las medidas correctoras a la empresa que disminuyan las incidencias negativas de la actividad de la gasolinera al normal desarrollo de la acción educativa del instituto; para eso sí que hay que ser incompetente e inmoral”.

Además, la AMPA ha reiterado su denuncia de que las obras han comenzado "sin la adopción de ninguna medida de protección y seguridad por parte de la empresa" y que sigue sin recibir respuesta a la denuncia que presentó por este motivo ante la Policía Local. Por otra parte, también han censurado que el Ayuntamiento les ha entregado los expedientes de licencia de obra y de actividad, más de 800 páginas, "sin ningún tipo de índice o guión de la documentación, sin orden y sin concierto". Además, han detectado que faltan algunos informes.

Comentarios