domingo. 04.12.2022

La Junta de Gobierno Local del Ayuntamiento de Santander ha aprobado hoy el expediente para contratar las obras de mejora de la movilidad peatonal en la calle Canalejas, con un presupuesto de licitación de 2.423.959 euros y un plazo de ejecución de 10 meses.

Así lo ha avanzado el concejal de Fomento y Movilidad Sostenible, César Díaz, quien ha explicado que será un nuevo itinerario mecánico compuesto por cinco rampas, en el primer tramo de calle, el más transitado y de mayor pendiente, entre las intersecciones de Canalejas con las calles San Vicente de la Barquera y León Felipe.

El nuevo itinerario permitirá salvar los 17 metros de desnivel que tiene el paseo en su primer tramo de pendiente pronunciada, en los aproximadamente 220 metros de longitud que coinciden con la gran manzana que forma el colegio Calasanz.

El trazado de los elementos mecánicos se desarrollará por la acera sur, la que colinda con el colegio, ya que cuenta con menos condicionantes que la acera norte, donde se encuentran numerosos vados y entradas a garajes, portales, comunidades o establecimientos comerciales.

La nueva configuración de la calle mantendrá las aceras de ambos márgenes con anchuras similares a las actuales, adosando los elementos mecánicos a la acera sur, desplazando la fila de aparcamientos en línea y disponiendo una banda de seguridad entre los vehículos aparcados y los elementos mecánicos.

Respecto a las rampas, serán un total de cinco, que rondarán los 30 metros de longitud, con un metro de ancho, una velocidad de 0,5 metros por segundo -que podrá reducirse cuando no haya usuarios-, con balaustrada de vidrio de seguridad, detección de personas mediante radar y células de presencia en todo el elemento mecánico, sistema contador de pasajeros y red de videovigilancia que permita también su rearme a distancia.

Díaz, que ha recordado que se trata de un compromiso electoral de la alcaldesa Gema Igual, demandado además por los vecinos de la zona, ha hecho hincapié en que esta actuación es "un ejemplo más de la voluntad del Consistorio de promover la movilidad peatonal y que los ciudadanos tengan posibilidades para elegir medios de transporte sostenibles, activos y saludables".

Santander cuenta ya con 15 itinerarios que son utilizados por más de ocho millones de usuarios al año y han supuesto una inversión global de 26,3 millones de euros. Además, en estos momentos se encuentra también en fase de licitación la conexión mediante rampas y escaleras mecánicas desde la calle Jesús de Monasterio hasta Juan XXIII. El proyecto cuenta con una subvención del Gobierno de Cantabria dentro de la convocatoria destinada a la creación de itinerarios peatonales accesibles en municipios de más de 20.000 habitantes.

PROYECTO

El Paseo de Canalejas, a través de su desarrollo de un kilómetro de longitud ,comunica la zona de Puertochico con el Alto de Miranda, salvando los casi 50 metros de desnivel que hay entre estos dos puntos.

Cuenta con tramos de pendiente muy diversa. En su parte inicial, entre la calle Barcelona y León Felipe, tiene una pendiente media en el entorno del 10%, si bien en el resto del paseo las pendientes son mucho más llevaderas, con algún tramo horizontal que únicamente se ve alterado por un repecho de mayor pendiente entre las calles Nazarín y Barrio Camino.

El proyecto consiste en el diseño de una serie de elementos mecánicos que permitan salvar los 17 metros de desnivel que tiene el paseo entre las intersecciones con las calles San Vicente de la Barquera y León Felipe.

Por lo tanto, el itinerario se centra en este primer tramo de pendiente pronunciada, de aproximadamente de 220 metros de longitud, coincidiendo con la gran manzana que forma el colegio Calasanz, siendo además este el tramo más transitado de la calle, ya que, al paso de vecinos y clientes de comercios, se suman los numerosos alumnos, padres y personal docente de este colegio.

La sección tipo actual del paseo de Canalejas consiste en un carril ascendente amplio, que permite el aparcamiento momentáneo en doble fila en las entradas y salidas al colegio, una banda de aparcamiento oblicuo a la izquierda (margen norte) y una banda de aparcamiento en línea a la derecha (margen sur), con sendas aceras en sus márgenes.

Es un vial que cuenta con un considerable tráfico, por ser de las pocas vías que comunican la zona de Puertochico con el Alto de Miranda (y el paseo de General Dávila), viéndose fuertemente incrementado a las horas de entrada y salida del colegio de los Escolapios.

El trazado de los elementos mecánicos se desarrolla por la acera sur ya que, a diferencia de la acera norte, es continua y sensiblemente recta en toda su longitud, no cuenta con vados de garajes o el acceso de mercancías del supermercado, y tampoco con entradas a portales o comunidades, salvo únicamente sendos accesos al colegio.

Además de la instalación de los elementos mecánicos, esta actuación obligará a la sustitución y ampliación de redes de servicios, la urbanización de nuevos espacios peatonales, inclusión de puntos de alumbrado (LED) asociados al itinerario de elementos mecánicos, y una renovación de aceras para adaptarlas a las definiciones geométricas y condiciones de accesibilidad.

Comentarios