martes. 23.04.2024

Las jornadas de buceo que los técnicos de Fundación Naturaleza y Hombre (FNYH) han organizado en la Bahía de Santander revelan un "declive" de las poblaciones de caballitos de mar, por lo que el colectivo ha puesto de manifiesto la urgencia de seguir trabajando para que la especie no desaparezca de esta zona.

Un año y cuatro meses después del comienzo del proyecto 'Bahía de Santander 2030', y tras las jornadas de buceo en las diez ubicaciones que los técnicos de FNYH han explorado, no se ha podido localizar esta especie. No obstante, la fundación asegura que este signátido sí está presente en la bahía.

Y es que, a pesar de la dificultad para encontrarlos, varios mariscadores de la zona han asegurado haberlos visto, lo que apuntaría a una población "escasa pero presente". De esta forma, y en su afán por encontrarlos para poder poner en práctica las labores de protección y de estudio del hábitat para conservar la especie, Fundación Naturaleza y Hombre prevé iniciar una colaboración con mariscadores y clubes de buceo para que les guíen en la búsqueda por la costa cantábrica y, en particular, la bahía de Santander.

El caballito de mar aparece catalogado como especie "casi amenazada" en la lista roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN). La captura de ejemplares para fines decorativos, la pesca accidental y la pérdida de hábitat constituyen sus principales amenazas.

ANGUILA EUROPEA Y PEZ ESPINOSO

'Bahía de Santander 2030' también trabaja en la conservación de otras dos especies: la anguila europea, que está catalogada "en peligro crítico" por la UICN, y el pez espinoso, considerado especie vulnerable.

Desde el comienzo del proyecto FNYH ha realizado cuatro sueltas de anguila europea en el río Miera para repoblar la especie. Asimismo, la fundación también ha logrado la reproducción del espinoso y ha realizado una suelta de este pez en la Marisma de Alday, según ha informado en nota de prensa.

Ambas especies pasan primero por un programa de cría en cautividad en el Ecomuseo Fluviarium de Liérganes, donde engordan a las angulas y estudian cómo mejorar la reproducción del espinoso.

Otro de los objetivos del proyecto consiste en incidir sobre el problema de la contaminación por plásticos en los medios marinos mediante la organización de jornadas de desplastificación. Hasta la fecha se han realizado 14 jornadas de retirada de residuos en la Marisma de Alday y tres en las playas de Somo y Santander con escolares.

Asimismo, otro de los objetivos consiste en concienciar a la sociedad acerca de las especies invasoras, y para ello FNYH ha organizado un voluntariado de eliminación de onagra y plantación de barrón y eliminación de basura en la playa de Somo. Esta actividad se pudo llevar a cabo gracias a las 5.000 plantas de barrón que la Dirección General de la Costa y el Mar del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico facilitó a la fundación.

Revelan un "declive" de poblaciones de caballitos de mar en la Bahía de Santander
Comentarios