viernes. 01.03.2024

Las obras del nuevo itinerario mecánico del Paseo de Canalejas entran en su recta final y se centrarán durante los próximos días en los trabajos de aglomerado.

El Ayuntamiento trabaja con la previsión de culminar el proyecto a finales de agosto, para ponerlo en servicio el próximo mes de septiembre, según ha avanzado este domingo, en una nota de prensa, el concejal de Fomento y Movilidad Sostenible César Díaz.

Así, una vez instalados los elementos mecánicos, regulados y realizadas las conexiones y pruebas, la obra afrontará ahora el aglomerado, que comenzará con el fresado durante mañana y pasado, sin afecciones al tráfico.

Las labores de asfaltado se desarrollarán del miércoles al viernes para lo que será necesario cortar la circulación de vehículos, ha explicado el Ayuntamiento. Con el objetivo de minimizar molestias a los vecinos, se dejará paso a los residentes y a los servicios de emergencias.

Tras la pavimentación, se realizará la señalización vertical y horizontal; instalación de pasamanos en elementos mecánicos y barandillas; colocación de mobiliario; y plantación de arbolado y jardinería.

El responsable municipal ha subrayado los "beneficios" de este proyecto para los vecinos y ha señalado que se trata de una obra "muy demandada, que mejorará sustancialmente la movilidad en la zona, al tiempo que revalorizará y revitalizará todo el barrio".

Los trabajos, que ejecuta SIEC y cuentan con una inversión de casi 1,9 millones, responden a un compromiso de la alcaldesa de Santander con los vecinos del entorno.

Con estas nuevas rampas, Santander continúa ampliando la red de itinerarios mecánicos, que en la actualidad suma un total de 15 tras una inversión global de 26,3 millones.

Las cinco nuevas rampas mecánicas de Canalejas permitirán salvar los 17 metros de desnivel que tiene el paseo en su primer tramo de pendiente pronunciada, en los aproximadamente 220 metros de longitud que coinciden con la gran manzana que forma el colegio Calasanz.

El trazado de los elementos mecánicos se desarrolla por la acera sur, la que colinda con el colegio, ya que cuenta con menos condicionantes que la norte, donde se encuentran numerosos vados y entradas a garajes, portales, comunidades o establecimientos comerciales.

La nueva configuración de la calle mantendrá las aceras de ambos márgenes con anchuras similares a las actuales, adosando los elementos mecánicos a la acera sur, desplazando la fila de aparcamientos en línea y disponiendo una banda de seguridad entre los vehículos aparcados y los elementos mecánicos.

Respecto a las rampas, son un total de cinco, de unos 30 metros de longitud, con un metro de ancho, una velocidad de 0,5 metros por segundo, que podrá reducirse cuando no haya usuarios, con balaustrada de vidrio de seguridad, detección de personas mediante radar y células de presencia en todo el elemento mecánico, sistema contador de pasajeros y red de videovigilancia que permita también su rearme a distancia.

Este proyecto cuenta con una subvención de un millón de euros del Gobierno de Cantabria dentro de la convocatoria destinada a la creación de itinerarios peatonales accesibles.

Recta final de las obras de las rampas de Canalejas
Comentarios